¿Habrá reconstrucción?

0
68

Al culminar la terrible Segunda Guerra Mundial, muchos de los países involucrados en el grave conflicto quedaron prácticamente destruidos, Europa quedó devastada, millones de personas se encontraban en la indigencia y la poca agricultura no alcanzaba para abastecer las necesidades de los habitantes europeos. La escasez de comida era el problema mayor, porque Rusia ya no abastecía al resto de Europa, el panorama constituía una verdadera crisis humanitaria de altísimas proporciones.

Vale la pena destacar que producto de haber vivido tan grave conflicto, surgió la necesidad de intervenir, por parte de las potencias vencedoras, ya que de eso dependía la estabilidad internacional y la supervivencia de muchos, ni más ni menos.

En este sentido George Marshall, secretario de Estado de EUA, diseño un programa de ayuda económica para los países Europeos primordialmente, en los que decenas de ciudades se encontraban en ruinas, la población carecía de alimento y de servicios básicos, cómo agua potable y vivienda, además de una economía prácticamente paralizada, lo cual era sumamente grave; el monto del Plan fue de 12.741 millones de $ USD (nominales sin ajuste por inflación), muchos analistas redondean la cifra a 13 mil millones.

Cosas como las que les vengo narrando aunque parezcan increíbles aún suceden y están presentes sin que ocurra guerra alguna, como es el caso de nuestra Venezuela; el otrora país petrolero con el mayor potencial de convertirse en nación desarrollada, se encuentra en estos momentos sumida en una situación que se enmarca en una tragedia de grandes proporciones, hasta ahora el experimento bolivariano a consumido más de 600 mil millones de dólares y a eso hay que sumar todo los millones de los que se han apropiado indebidamente jerarcas y conectados al régimen rojo rojito.

El aspecto político y social han permeado a todos los niveles, afectando algo primordial como lo es la propia vida de los ciudadanos venezolanos, poco a poco la comunidad internacional se ha ido concientizando y manifestando al punto tal de que el caso Venezuela será punto obligado en la agenda de la venidera “VIII Cumbre de las Américas” que se celebrara en el Perú durante los días 13 y 14 de 2018.

La pregunta obligada para muchos respecto a lo que ocurre en el país suramericano es sin duda ¿Habrá reconstrucción?, la respuesta es que debe haberla, pero luego de que la oscura etapa del régimen socialista termine.

Para unos simplemente no existe respuesta, para otros como es mi caso vuelvo y repito sí la hay, no dudo por un instante en que habrá reconstrucción y Venezuela se recuperará de lo que hoy vive; pero tendrá que contar definitivamente con ayuda y la misma solo será efectiva cuando ocurra un cambio de gobierno, pues el actual cierra las vías y no permite que ese apoyo se concrete, ya que va contra sus intereses e ideología.

Sin embargo aun cuando parte de la población sigue soñando con que el mal gobierno actual va a corregir el rumbo y las cosas van a mejorar, lastimosamente y así lo dice la experiencia, para varios ya es casi imposible que ocurra algo que no esté marcado por la mentira o el engaño de parte del gobierno de turno, por eso los que pensamos distinto y tenemos propuestas, debemos hacer la diferencia y lejos de caer en los argumentos signados por la calumnia, la falsedad o la descalificación moral del adversario, tenemos que involucrarnos para que surjan nuevos y vigorosos proyectos que coadyuven a la reconstrucción anhelada.

Volviendo a la parte histórica en referencia, es bueno y sano recordar que el denominado Plan Marshall, no fue color de rosa para todos, en función de mantener control sobre el paquete de ayuda, se impuso condiciones a los países que recibirían la misma, condiciones que favorecían a Estados Unidos y cuyas consecuencias generaron  el comienzo de la llamada Guerra Fría.

Es importante también recalcar que no todos los países recibieron el auxilio, bien porque no se los permitieron y en otros casos por que no quisieron recibirla, así pues tenemos por ejemplo que:

  • España: la cuál vivía bajo el régimen franquista no participó de esta política de ayuda, aunque Estados Unidos le prestó colaboración de otra manera ya que el gobierno de Franco aseguraba que el poder comunista no se extendería a España.
  • URSS: no aceptó las condiciones impuestas por Estados Unidos, se alejó del plan y se recuperaron gracias a que el territorio asiático de la Unión Soviética no sufrió daños durante la guerra.
  • Japón: a pesar de que no recibió un sólo dólar de ayuda, consolidó su economía a partir de 1952, logrando un crecimiento de 9.6% anual, esto es más que el crecimiento de Estados Unidos y la muestra de su éxito aún está presente en la economía mundial de nuestros días.
  • Canadá:no sufrió daños en su territorio durante la guerra, pero dependían del comercio con Europa y tras la guerra sufrió las consecuencias de la pérdida económica, en tal sentido Estados Unidos permitió que los europeos compraran a Canadá y así se recuperó el país económicamente.
  • Argentina: caso interesante, ocurrió en este país que también dependía del comercio con Europa, sus ventas cayeron, pero Estados Unidos no permitió que los países beneficiados con el Plan Marshall adquirieran productos argentinos porque estaban en contra del gobierno de Juan Perón.

Ahora bien, observando el análisis anterior y encontrándonos en medio de las convulsionadas aguas de la política actual venezolana, es perfectamente entendible que surjan dudas e incertidumbres, al igual que  grandes dilemas, la gente sigue prácticamente huyendo de la situación país con el fenómeno conocido ya como la “Diáspora Venezolana” y no se ve ni siquiera el túnel para buscar luego la luz, pero muchos seguimos trabajando en búsqueda de salidas prontas para que salgamos de la terrible realidad, tenemos que sumar y no restar.

Las organizaciones con fines políticos que conforman la UNIDAD están todos y cada uno trabajando con ahínco para lograr aglutinar a más personas, el “Frente Amplio Venezuela Libre”, se sigue estructurando con integrantes de variados sectores que hacen vida en el país, como organizaciones no gubernamentales, colegios de profesionales, sindicatos, iglesias de diferentes credos y ese es solo un ejemplo, porque existen muchos más.

Sacrificios tenemos que hacer todos, para luego poder obtener los frutos de los esfuerzos, si Alemania y Japón luego de ser derrotados lograron resurgir milagrosamente y son lo que hoy vemos luego de 73 años y teniendo como ejemplo que de las ruinas de la Segunda Guerra Mundial ambas naciones se convirtieron en locomotoras económicas regionales en apenas 20 años, Venezuela puede hacerlo también y en menos tiempo incluso, ahora bien, solo se le puede dar ayuda a quien la necesita y se deje ayudar, por eso recalcamos que solo saliendo del actual régimen eso será posible.

En el caso nuestro la empresa es Venezuela, con cada estado conformándola como un todo, con todos los que se quieran unir en un trabajo real, enfocados hacia un futuro mejor, por lo tanto debemos aprovechar el momento y mirar hacia adelante, pensando en los proyectos a implementar, las oportunidades que vendrán y hacerlos realidad, es nuestro deber hacerlo, así de simple y sencillo.

Reinaldo J. Aguilera R.

En Twitter: @raguilera68 / @AnalisisPE