Para rescatar al país se requiere una sociedad saludable

0
53

Ciudad Guayana.- El tema salud no es aislado a una crisis social. Por el contrario, de las condiciones sanitarias depende directamente el impulso del desarrollo económico. Un pueblo enfermizo no puede producir.

Así lo resume el doctor Guillermo Herrera, vicepresidente y miembro del Comité Científico del Centro Latinoamericano de Salud y Mujer (Celsam), quien participará en el I Encuentro Empresarial “Guayana: Oportunidad de Negocios”, que se realizará durante los días 3 y 4 de mayo en el gran salón de Nueva Prensa de Guayana, organizado por Asocomercio San Félix.

El médico ginecólogo, quien además es vicepresidente de la Sociedad Venezolana de Menopausia y Osteoporosis (Sovemo), mantiene una vida activa en la concienciación de los problemas sanitarios como columna vertebral de los problemas que aquejan hoy a los venezolanos.

En su ponencia, “La salud como factor de desarrollo económico y social”, disertará sobre la historia de la medicina en Venezuela, la actualidad de la salud y cómo influye directamente en el desarrollo económico y social.

“La salud tiene una función horizontal en relación a los demás factores que comprometen el desarrollo y el desenvolvimiento de una sociedad. Una industria no puede progresar con personal enfermo. Y la salud es horizontal en todas las etapas de la vida nacional, con la economía, la agricultura; no solo con los hospitales, sino con cada uno de los ciudadanos en el desempeño de sus funciones y en cada una de las etapas de su vida”, desglosa.

Coincide con otros especialistas en que las esperanzas sobre Guayana son muy grandes, en lo nacional e internacional.

“Tenemos la vista puesta en el potencial que tiene Guayana, que sirve para desarrollar al resto del país sin que participen los demás estados. Guayana sola puede recuperar al país, no solo por su potencial minero, sino por su potencial agrícola, como en el pasado”.

Cuenta además el potencial hidroeléctrico que es gigantesco; el potencial turístico que no tiene techo, que es impresionante. La cercanía de los dos grandes ríos, el Caroní y el Orinoco, que sirven como salida y entrada a las relaciones internacionales.

“Pero si Guayana sigue enfermándose, si sigue siendo la primera en paludismo, en tuberculosis, difteria, en cada una de esas enfermedades que tenemos nuevamente, no habrá desarrollo posible. Las enfermedades no se erradican, hay que controlarlas, y se ha perdido el control. Esto ha traído como consecuencia un atraso en el desarrollo, inclusive”.

Recuerda que durante el boom petrolero de la Venezuela saudí, el primer requerimiento de las compañías foráneas para invertir en el país era salud. “En esa época había paludismo, y el ministro del MSAS, Arnaldo Gabaldón, se dedicó a buscar la salida, con un ejército de personas, montado en mula y a pie, para controlarlo. Esto sembró un precedente y hoy es una coincidencia histórica”.

Refiere que el Gobierno, como en otrora, debe mostrar una cara saludable para las empresas que quieren invertir en Guayana y Venezuela, esas que buscan sumarse a la explotación minera; a promover el turismo.

“Para rescatar al país se requiere una sociedad saludable, y las empresas van a exigir un ambiente libre de enfermedades. Por ello, existe una relación directa de la salud con la economía. Pocos van a correr riesgos”, aduce.

Su interés por la salud y el servicio públicos viene de una semilla que lleva sembrada desde su juventud. “Soy de los venezolanos que perdió sus primeros años porque consideraba, como muchos, que la política era una marca, como un lunar, que no deberíamos llevar, por lo que se perdieron muchos talentos”.

Considera que hoy está haciendo por la sociedad lo que dejó de hacer, involucrándose, además con conocimiento de causa.

“Mi ponencia será audiovisual. No tengo ningún temor de contar esa película”, esgrimió el médico ginecólogo, quien cerrará la jornada del jueves 3 de mayo en el I Encuentro Empresarial “Guayana: Oportunidad de Negocios”. (Prensa GONE)