En Absoluto

0
86

Miopía Política

En términos médicos, una miopía en una afección en la que puedes ver los objetos claramente desde cerca, mas no, los que están lejos, es un problema con la visión y que evidentemente debe ser tratada con la celeridad del caso y del costo.

Lo mismo ocurre con la miopía política, cuando un sujeto social decide ser dirigente político y va con la mirada corta, tiende al fracaso, se convierte en una enfermedad que debe atacarse urgentemente.

Lo comento por algunas acciones que se han venido suscitando por ejemplo con Daniel Ortega en Nicaragua, que después de venir con  claridad ideológica, decide aceptar la ayuda del departamento de estado con inversiones sin entender que cuando el diablo te invita a desayunar, es porque tu eres la comida.

Luego de esa ayuda, comienza un proceso de desestabilización injerencista contra su gobierno, al punto, que desde Nicaragua se recibía apoyo con comida para el pueblo venezolano, producto de acuerdos bilaterales y este fue suspendido, todo indica, que no se trata de un accidente y que Ortega se dejo llevar por una miopía política.

En Venezuela los ataques contra el pueblo han sido permanentes desde el comandante Hugo Chávez, con mayor recrudecimiento en el gobierno del Presidente Maduro, ataques que nuestro pueblo ha resistido estoicamente.

Sin embargo, andar en la calle encampañao y no escuchar ni reconocer el clamor de nuestra gente, nos hace pasar por una miopía política, no sentir la preocupación del pueblo y hacernos los pendejos con una mente recortada  ni permitir que nuestra vanguardia tome las calles, es miopía política, al igual que aupar la desmovilización política que, en estos momentos es vital para la tarea estratégica que se nos avecina el 20M!

La situación económica hoy es muy complicada, aun cuando el Presidente hace grandes esfuerzos, pero, es valorado ese esfuerzo? Estamos listos para dejar de lado el sectarismo para el 20M?

Existe regocijo en las estructuras para salir a decirle a Nicolás que si nos la jugamos con la revolución? Son interrogantes propias que pueden evitar la miopía política.

Ahora bien, el otro tema es la oposición que tenemos en Venezuela, una oposición que producto de su miopía política, no entendió que gritar que nos invadieran, o que nos sancionaran, era que ellos también sufrirían los estragos económicos que pedían para el país.

Una oposición con miopía en la cortedad de su mirada y miopía en lo espiritual  y de paso, algunos se han puesto lentes para verlo todo en cámara lenta al punto que han decidido dos caminos;

1) Exigir el recrudecimiento del bloqueo económico

y 2) Convocar al abstencionismo electoral cuando en definitiva, nuestros problemas debemos dirimirlos en las urnas electorales como siempre lo hemos hecho, eso, definitivamente es miopía política y curarle esa miopía a la oposición, hoy se ve muy complejo, por cuanto se convierten en un obstáculo para que el país pueda avanzar.

A LO INTERNO: Supermán no existe, es una Utopía, acompañemos a Nicolás.

Horacio Alarcón Basabé