El sarampión cobra vida en los caños del Delta

0
80

En los primeros cinco meses de 2018, la cifra de niños indígenas menores de 15 años fallecidos por sarampión sobrepasa los 100 en las comunidades afectadas de los municipios Tucupita, Pedernales y Antonio Díaz del estado Delta Amacuro.

El brote en las comunidades indígenas de Mariusa, Lagunita de Mariusa, El Caigual, Capure de la Horqueta y Santo Domingo, en el municipio Tucupita, deja detrás de si la muerte de niños entre cinco a 15 años de la etnia warao.

“En la última semana se murieron más de cinco niños; hay un muerto en Santo Domingo” informó un padre warao que se identificó como Yánez, de la comunidad mencionada.

En su testimonio, Yánez señala la presencia de la enfermedad que afecta a la población infantil, sin medicinas y sin transporte que los traslade hasta Tucupita.

“Por allí pasa la gabarra de Pedernales; le hacemos señas y no se detiene” afirmó el señor Yánez al referirse sobre la ausencia de transporte fluvial que les permita trasladar a los pacientes hasta el Hospital Luis Razetti de Tucupita.

Morichito, caserío de población indígena ubicado en el municipio Antonio Díaz, parroquia Manuel Renauld, es otra de las zonas seriamente afectadas por la enfermedad; así lo informó el sacerdote párroco Wilson Jochen, quien asiste a la comunidad.

De acuerdo al último reporte de Kapé kapé, Observatorio de derechos indígenas, en los primeros cinco meses de 2018, la cifra de víctimas supera los 100 niños fallecidos por sarampión en los poblados y caseríos del estado Delta Amacuro.

Sin embargo, la dirección de la autoridad Única de Salud en el estado es cautelosa a la hora de publicar registros oficiales, publicó El Pitazo.