Rubén Limardo obtuvo el oro en Cochabamba

0
79

Rubén Limardo recuperó para Venezuela el oro en la espada individual que Venezuela había cedido hace cuatro años. El campeón olímpico en Londres ha ido recuperando de a poco la antigua forma que lo llevó a la cima de esta arma, y ayer derrotó 15 toque por 8 al brasileño Athos Marangon en la final de los Juegos Suramericanos de Cochabamba.

La supremacía continental que Venezuela venía ejerciendo en la espada masculina se perdió en los Suramericanos de Santiago 2014 y en los pasado Juegos Bolivarianos de Santa Marta 2017.

En la capital chilena, el argentina José Félix Domínguez derrotó a Francisco Limardo en la batalla por el oro, y el año pasado en tierras colombianas, el segundo de los hermanos volvió a caer en el duelo decisivo, esa vez contra el colombiano Jhon Rodríguez.

Pero, Rubén volvió a ser el espadista fulgurante de siempre. En la ronda de 16 superó 15-5 al boliviano Julio Urquidi para luego enfrentar un combate fratricida contra Francisco en octavos de final, que ganó el medallista dorado de Londres por 15-9.

Venganza

La semifinal fue una dulce venganza. Limardo dio cuenta 13-6 de Jhon Rodríguez y se desquitó de la derrota que el neogranadino infligió a Francisco en los bolivarianos de Santa Marta.

En la batalla por el oro, Rubén exhibió su maestría con el arma para llevarse la presea dorada por 15-8.

Más temprano, en el sable femenino, Shia Rodríguez se quedó con la presea de bronce.

Con información de Líder