Orangel Palma: Misión transporte, otro fracaso mas

0
114

Orangel Palma trabajador de Orinoco Iron y miembro del comité nacional de Alternativa1, aseguro que la falta de transporte en toda es Venezuela es crítica y en nuestro municipio Caroní ( Ciudad Guayana) brutal.

Pareciera que  Nicolás Maduro es el único que gobierna y no es así, porque esta batalla política extremista, en blanco y negro, nos ha llevado a perder de vista a quienes también son responsables de esta catástrofe, como  el alcalde de la ciudad Tito Oviedo y al gobernador Justo Noguera, agregó.

“Caos en las calles por falta del transporte público, cobro excesivo del pasaje, unidades en mal estado y horas interminables a la espera de un autobús para llegar a la casa, a los centros de estudio o al trabajo son parte de los problemas que esperamos los ciudadanos puedan resolver las autoridades del estado”, denunció Palma.

“El ciudadano de a pie sabe a que se refiere, grandes colas para montarse en los buses, entra gente hasta que no cabe ni una aguja, incluso se forman peleas por ver quién va guindando en la puerta y quien se queda varado, esto debe terminar”, dijo Palma.

Considera pertinente y prudente abocarse a la solución del transporte, porque de no tomarse las medidas necesarias por parte de las autoridades, la situación seguirá empeorando, y sin transporte, un país no puede desarrollarse, prepararse para el estudio,  sin contar que no se puede trabajar así,  y sin trabajo no hay comida, según el dirigente de Alternativa 1.

La malas políticas económicas de este gobierno y el control de cambio “medida que debería levantarse”, tienen al gobierno como el único proveedor de divisas, y la  consecuencia es  que por estas medidas políticas y no económicas, exista una falta de repuestos e insumos que inhabilitan a más de setenta por ciento de las unidades, y para colmo de males, el mismo gobierno se ha reservado el monopolio de la distribución de repuestos y consumibles.

¿Cuál es la solución entonces?

Según Palma, la mejor solución sería corregir la mala intervención del Estado en el sector, pues no le corresponde ser un proveedor del sector transporte, y también eliminar la compra con dinero público de repuestos, insumos e incluso las mismas unidades de transporte.

Hay que levantar ese monopolio creado por el gobierno, y permitir a los transportistas que sean ellos quienes se encarguen de esas operaciones, y tengan la libertad de elegir a cualquier proveedor mundial o nacional, porque por razones políticas el gobierno sólo adquiere unidades chinas.

Deben cumplirse las rutas reguladas, ya que la no participación de los entes del estado en su rol supervisorio, ha llevado a que los transportistas cobren en una misma ruta establecida, hasta 3 y 4 veces el valor de la misma, afectando directamente el bolsillo de los ciudadanos para quiénes la falta de efectivo es otra calamidad.

También instó a que debe regresárseles el subsidio directo a los estudiantes, “pasaje estudiantil”, ya que parte de la deserción escolar es debido al no poder contar con dinero para asistir a clases.

Por último señalo Palma que “la misión que nació para revolucionar el transporte público en Venezuela fracasó estrepitosamente a lo largo y ancho de todo el país, concluyó.

Prensa Alternativa 1