“Es el Gobierno y no la Economía”

0
95

Las reglas económicas mundiales rigen el mercado e impactan necesariamente en el aspecto nacional de cualquier país, no es solo cuestión de capricho del gobernante de turno en alguno de esos sitios del planeta, el pretender cambiar dichas reglas, bien sea por simples antojos o por que le provoco aplicar medidas populistas y pretender que el aspecto económico en su conjunto va a reaccionar favorablemente por que sí.

No se puede romper con el equilibrio que existe sin tener consecuencias a corto, mediano e incluso a largo plazo, aun cuando existe algo que es incuestionable y cierto, lo constituye el hecho de que los gobiernos tienen el poder, definitivamente es así, ahora bien, no siempre lo ejercen de manera sabia, por el contrario muchas veces fallan ampliamente en cuanto a lograr el fin último de servir eficientemente al interés del pueblo que los eligió.

Esa eficiencia de la que hablamos, no es otra cosa que cumplir con las funciones que le corresponden como empleado de un conglomerado que se denomina “País”, se trata de lograr satisfacer a la ciudadanía de los elementos básicos de cualquier sociedad, tales como la mayoría de los servicios públicos, como el acceso a la salud, a la alimentación, a la seguridad, vivienda, a la educación, a que los trabajadores y empleados devenguen no solamente un salario, si no que ese ingreso tenga el real y necesario poder adquisitivo, de modo tal que se pueda sencillamente vivir.

El régimen bolivariano que ya está cerca de cumplir 20 años en el poder, algo que sociológicamente equivale a una generación completa por cierto, aun a estas alturas con base a un modelo mundialmente fracasado, pretende continuar jugando al economista de mentira, aplicando medidas que no dan ni darán resultados y por el contrario deteriora aun más el ya golpeado aparato productivo que queda en Venezuela.

Lo triste es que existen metodologías y estrategias basadas en el ideario comunista que tanto les gusta a los “Modernos Bolivarianos”, pero que ellos no aplican pues su norte es otro y ya sabemos cuál es, así por ejemplo es señalado en un artículo llamado: “Formas y Métodos de la Planificación Socialista y Nivel de desarrollo de las Fuerzas Productivas”, publicado en la revista Cuba Socialista en 1964, en el cual se habla palabras más palabras menos, de que en el campo de la teoría económica, la acertada aplicación de las medidas constituye un instrumento indispensable para la formulación de una correcta solución a los problemas económicos.

Con lo anterior queremos afirmar, algo tan simple como el factor de que ni con los propios postulados que dicen seguir los señores de la “Revolución Bonita” han cumplido ni cumplirán, pues los fines como ya lo hemos dicho, no son beneficiar a la mayoría, por el contrario los beneficiados son una minoría que se ha enriquecido con los dineros de los Venezolanos.

Así tenemos pues, que hoy por hoy los gobiernos en la mayoría de los países en vía de desarrollo, están siendo exhortados a dar resultados en la constante lucha contra la corrupción y el respeto al estado de derecho, claramente vemos que en la “Venezuela del Siglo XXI” esto no ocurre, entre otras cosas porque vencer la corrupción por ejemplo en medio de una economía con controles dominantes, sean sociales o no, que suprimen el mercado y donde las recompensas a las ilegalidades y abusos son altas, es sin duda una lucha prácticamente perdida.

Hablando menos académicamente, observamos que la manera de comportarse del régimen es el que se siente a diario, en la calle, en una camionetica de Petare al centro de Caracas, en el Metro, en las esquinas de cada pueblo o ciudad; la implementación de un Censo para que ahora se pueda acceder a la compra de combustible es la guinda de la torta, es algo tan claro como que surgirán los bachaqueros de la gasolina en cada rincón del país, donde esos bachaqueros sin duda serán los “amigos” del régimen; la pregunta: ¿Es Justo en un país productor de Petróleo como Venezuela?, respondan ustedes y saquen sus conclusiones.

Para finalizar, no podemos quienes queremos y deseamos un país con un futuro mejor que el presente, dejar de luchar y aportar a cada momento nuestro esfuerzo para lograrlo; los supuestos revolucionarios de estos tiempos, hablan y gritan a los cuatro vientos que les ha tocado la misión histórica de crear un país nuevo, con hombres nuevos, la misión de desarrollar un país, pues los resultados de esa misión luego de casi 20 años están a la vista y no necesitan anteojos, así de simple y sencillo.

Reinaldo Aguilera R.

@raguilera68/@AnalisisPE