Plomazón entre GNB, Ejército, Conas y Cicpc con La Caratica en Tumeremo + video

0
11303
Foto referencial

Desde las cinco de la mañana de este sábado, funcionarios del Conas, del Ejército, de la GNB, del Cicpc, tienen tomado todo el sector La Caratica de Tumeremo.

De una punta  a otra, lo que antes fue un emblemático sector en la capital del municipio Sifontes, convertido ahora en el reducto de los miembros de la banda El Coporo, los funcionarios de una especie de OLP, rodean todo el sector y sólo se escuchan disparos de lado y lado.

Se presume una cifra de muertos, sólo que aun no se conoce. Se han usado hasta granadas.

A esta hora, la plomazón mantiene a la gente dentro de sus casas en la parte más alejada del lugar para evitar balas perdidas y muertes accidentales por asomados.

Hay una especie de Toque de Queda. Los comercios tienen las puertas cerradas. Ni las bodegas han subido las rejas y las calles están desoladas. En el pueblo de Tumeremo sólo hay un tensa calma, pues todo el mundo espera el desenlace de este hecho violento y aspira a contar con la paz en algún momento.

Y es que este pueblo minero no sabe lo que es la paz desde hace por lo menos 10 años, contando este último año. Primero fue el Gordo quien dirigía sus huestes desde La Caratica; luego el Topo; caídos el Topo y el  Gordo, asumió el Coporo, de quien se pensaba había caído junto a su lugarteniente en el ajuste de cuentas con miembros del ELN, grupo guerrillero que se da el tupé de envíar audios llamando a la gente a sumarse a la política de profilaxia que ellos quieren aplicar en la zona minera, debido a que los de la Caratica someten al pueblo y a los comerciantes a las más abyectas humillaciones.

Claro, esto prueba, aunque el gobierno lo niega que el ELN ocupa espacios que el Estado ha abandonado.

 

PEB informa a los malandros

Como si la situación no fuera lo suficientemente difícil, hace poco menos de 20 días, el comandante de la PEB de Tumeremo fue sustituido por el superior Andrés Osorio y su segundo es Juan Guevara. Son los nuevos jefes policiales del pueblo.

Estos dos oficiales se trajeron su equipo y desestimaron a los que allí estaban a los que pusieron a cuidar pupitres y a ventanas.

Estos dos caballeros Osorio y Guevara se han dedicado sistemáticamente a martillar a los comerciantes a amenazar pero además son aliados de los delincuentes del pueblo y ellos les avisan cuando se avecinan procedimientos en su contra, lo que les da tiempo de esperarlos o de escapar.

Los comerciantes y poderes públicos de Tumeremo están tan cansados que ya han empezado a quejarse por lo que al tener conocimiento las autoridades, se espera que nuevamente estos delincuentes con uniformes sean cambiados a otras dependencias, si es posible administrativas, para que no cometan más delitos.

El llamado es para el General Richard Pérez Lugo, secretario de Seguridad Ciudadana, de este gobierno regional. Es una petición a voz en cuello que hacen los ciudadanos del pueblo.