Maduro nos amenaza de muerte a mi y a Velásquez por las denuncias del Arco Minero

0
314

Al presidente Nicolás Maduro nadie le enseñó la expresión “deje quieto lo que está quieto.” Esta noche el Jefe del Estado acusó a Andrés Velásquez y a Américo De Grazzia de ser pranes del oro y responsables de los desastres ecológicos en el Arco Minero.

Es más el Primer Mandatario nacional hizo una acusación grave: Hay que desaparecerlos, dijo.

Y esa expresión en estos momentos, sobre todo por el caso del periodista Kashoggui en la sede diplomática de Arabia Saudita en Estambul no se oye bien.

Ante lo que calificaron como una sentencia de muerte, Américo De Grazzia y Andrés Velásquez, salieron inmediatamente a responderle a Maduro y comenzaron a desgranar todas las empresas del oro que funcionan en las zonas mineras y que según ellos manejan los militares.

En los distintos twitter el diputado De Grazzia precisó que todas estas acusaciones tienen su origen en el hecho que denunciaron la presencia del ELN en las minas de Bolívar y en la zona de Puerto Ayacucho, Santa Rosalía, Las Bonitas y Caicara porque ellos son los que explotan el coltán y el diamante mientras en el sur inician operaciones en el oro.

Luego de esto la dirección nacional de la Causa R emitió un comunicado donde responsabilizan al presidente Maduro sobre lo que les pueda ocurrir a los dirigentes de la Causa R.

Por su parte Andrés Velásquez, a través de un twitter dio a conocer otra denuncia sobre la situación del oro.

En un twitter la dirección nacional de la Causa R da a conocer su posición sobre la suerte de Velásquez y De Grazzia, ambas en manos de Maduro.

Ahora bien, al presidente Nicolás Maduro nadie le informó que existe una empresa militar que es la que maneja el Arco Minero. Tampoco le dijeron que los 25 pranes del oro que el ministerio público ordenó poner presos desde junio de este año, la lista está conformada por funcionarios de Minerven, militares, funcionarios de la gobernación del estado Bolívar y como todo el mundo sabe, esos grupos son del gobierno, no de oposición.

En fin, la Causa R acaba de recibir su bombona de oxígeno, gracias a Nicolás Maduro.