China hace historia al colocar una sonda en la cara oculta de la luna

0
287

China hizo historia este jueves al colocar la sonda Chang’e-4 en la cara oculta de la Luna, un logro que ningún país había conseguido hasta la fecha y que sitúa al gigante asiático entre las principales potencias espaciales.

Durante unos 12 minutos, la sonda lunar china Chang’e-4 descendió y aterrizó suavemente en un cráter de la cara oculta de la Luna.

De acuerdo con la Administración Espacial Nacional de China, la sonda, que cuenta con un módulo de aterrizaje y un vehículo explorador, hizo un aterrizaje suave en la zona preseleccionada a 177,6 grados de longitud este y 45,5 grados de latitud sur en la cara oculta de la Luna a las 10:26 (hora de Beijing), recoge la agencia de noticias china Xinhua.

Con ayuda del satélite de retransmisión Queqiao, palabra en mandarín que significa puente de la urraca, la sonda envió la primera foto de cerca de la cara oculta de la Luna, lo que abre un nuevo capítulo en la exploración lunar.

Después de que el Centro de Control Aeroespacial de Beijing emitiese una orden a las 10:15, la sonda Chang’e-4, lanzada el 8 de diciembre de 2018, comenzó a descender desde una posición a 15 kilómetros sobre la Luna con un motor de empuje variable encendido.

La velocidad relativa de Chang’e-4 hacia la Luna disminuyó de 1,7 kilómetros por segundo a casi cero, y la posición de la sonda se ajustó a unos entre 6 y 8 kilómetros sobre la superficie de la Luna.

Cuando solo faltaban 100 metros, la Chang’e 4 planeó para identificar obstáculos y medir las pendientes de la superficie y seleccionó una zona lo suficientemente llana en la que descender de forma lenta y vertical.

La sonda aterrizó en el cráter Von Karman en la cuenca Aitken-Polo Sur. Durante el descenso una cámara de la sonda tomó fotos del área de aterrizaje.

La sonda pudo identificar grandes obstáculos como rocas o cráteres, dijo Wu Xueying, jefe de diseño adjunto del programa de la Chang’e-4.

El jefe de diseño del programa de exploración lunar de China, Wu Weiren, recordó que la Chang’e-3 había aterrizado en Sinus Iridum, también llamada bahía del Arcoiris, en la parte visible del satélite, un área tan plana como la llanura del norte de China, mientras que el sitio de aterrizaje de la Chang’e-4 es tan escarpado como las altas montañas y colinas de la provincia suroccidental de Sichuan.

La Chang’e-4 fue lanzada el pasado 8 de diciembre al espacio como parte de un programa iniciado 15 años atrás en China para estudiarla a profundidad y que prevé hacia 2030 enviar cuatro equipos de exploración a los polos Norte y Sur del astro, recuerda por su parte Prensa Latina.

La investigación del extremo Sur busca determinar la edad del suelo, la composición del viento solar, los isótopos de hidrógeno, carbono, helio y oxígeno.

Mientras, el del Norte tiene como propósito descubrir si existe hielo en la parte desconocida.

Previamente, el pasado 21 de mayo se puso en órbita el satélite Queqiao para enlazar las comunicaciones entre la sonda y la Tierra.

Si se completan con éxito esas misiones, entonces China avanzará en sus planes de construir una estación científica en la Luna para desarrollar otras investigaciones que involucren a humanos y robots. AVN.net.ve