CVG, alcaldía de Caroní y gobernación acabaron con el Parque Cachamay

0
672

En un ejercicio de ver quien es más inepto, el presidente de la CVG, Pedro Maldonado; el alcalde de Caroní, Tito Oviedo y el gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera Pietri, quedaron cabeza a cabeza en gestión pública, al lograr acabar con el Parque Cachamay.

Y no es que ellos lo hicieron ex profeso, simplemente no hicieron nada para evitarlo por lo tanto son culpables por omisión.

Ese parque, envidia antes de muchas ciudades, y que aparece reseñado en el catalogo de Patrimonio Cultural del municipio Caroní, del año 2007 que por décadas fue referencia turística en Guayana, está en estos momentos abandonado y técnicamente destruido como cualquier empresa básica bajo el comando de estos bachacos rojos.

De acuerdo al trabajo de periodistas locales en medios regionales, se pudo verificar y constatar las condiciones precarias en las que se encuentra.

La reseña de los medios señala que  se puede apreciar como parte de la cerca del parque ha sido sustraída, esto ha sido motivo de indignación y denuncia de muchos ciudadanos.

No es difícil al ingresar observar como la maleza ha tomado por completo las instalaciones; las caminerías han desaparecido debido a la gran cantidad de monte, al punto que han tomado banquetas, malocas y papeleras.

En relación a las malocas, algunas de estas, han sido derribadas y otras se encuentran sin techo.

Los arboles en su mayoría están secos y algunas ramas caen en medio de la vía. Varios espacios del parque han sufrido quemas, desconociéndose la causa.

Paso obstruido
Mientras el equipo periodístico de uno de los medios locales, recorría el lugar un árbol derribado en medio de la vía impidió el paso a escasos 500 metros de donde se encontraban ubicados los animales.

Es decir en dirección a la entrada del Parque Loefling, cuya última reseña fue debido a que se robaron el felino de gran tamaño que alllí estaba, presuntamente para sacrificarlo en uno de esos ritos abyectos con los que el hombre cree que puede controlar las fuerzas malignas.

Adicional a esto, algunos troncos también se encuentran a lo largo del trayecto; los baños no sirven y los monos que antes estaban en los alrededores y en los árboles, se fueron, se los robaron o se los comieron.

Al ingresar al parque, se evidenció la presencia de varias personas que se encontraban ahí. Una pareja se encontraba en una de las banquetas, haciendo demostraciones públicas de su amor, mientras que, justo en donde se encontraba el árbol derribado, mencionado con antelación, se desplazaban varios sujetos.

El deterioro del parque, ha sido aprovechado por personas que utilizan los recursos para otros fines.

Estudiantes apoderados
Los kioskos que se encuentran en la entrada del Cachamay, están abandonados. Ante esto, estudiantes de la UEN Oscar Luis Perfetti, lo utilizan para sentarse y pasar el rato. En fin, el parque Cachamay, ha sido destruido, mientras quienes tienen la responsabilidad de mantenerlo, no tienen ni idea de eso.