Presos 25 millones de venezolanos hace una semana

0
249

Dos realidades vive Venezuela en estos momentos. Casi 25 millones de personas están encerradas en más de 900 mil kilómetros cuadrados que es lo que conforma el territorio de nuestra nación pues todas las fronteras están cerradas: Las terrestres, las  aéreas y las acuáticas. Lograron su sueño. Convirtieron a Venezuela en una nueva isla.

La segunda es el retorno de Juan Guaidó, quien primero tenía prohibición de salida del país y ahora tiene prohibición de entrada al país.

Pero el joven político, presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino del país ya ha anunciado que regresará a Venezuela.

Para ello ha convocado varias actividades de calles, luego de visitar a la diáspora venezolana establecida por toda América Latina, huyendo del hambre, la inseguridad, la mayoría, y generando ingresos para enviar a los que se quedaron en la tierra del Libertador de cinco naciones.

Su regreso es una prueba de fuerza, como lo fue su salida pues tenía prohibición de salida del país, según los organismos de justicia chavomaduristas.

El mundo entero ha levantado su voz anunciando que si Maduro le toca un cabello a Guaidó, se las verá con todos.

Bueno, si fue como con el apoyo para el ingreso de la Ayuda Humanitaria, Guaidó puede quedar calvo.

Son cosas bien particulares. El mundo expresado en el Grupo de Lima, y a través de China y Rusia se opone al ingreso de una fuerza extranjera para desalojar del poder a una plaga enquistada tipo garrapata.

Sin embargo no le molesta que un ejército cubano, fuerza extranjera también, haya tomado posiciones dentro de las Fuerzas Armadas Nacionales, el gobierno; los ministerios; las Notarías, entre otras.

Se dan el tupé de hasta tener un jefe cubano al frente de las Fuerzas de Torturas, mejor conocido como el Sebin. Pero eso no es problema ¿Verdad?

Tampoco es problema que la mitad de los Mayores Generales de las que alguna vez fueron nuestras Gloriosas Fuerzas Armadas sean entrenados un año en la isla de Cuba en técnicas de tortura, inteligencia, seguimiento y que regresen con esa “formación” a someter a un pueblo que no tenía idea de esas vainas.

Con esa gente es que se enfrentan los ciudadanos de pie, los políticos, los jóvenes, los pemones, los estudiantes, los enfermos crónicos, los adultos de la tercera edad, los sindicatos, los desempleados, las amas de casa, los trabajadores.

Todos ellos sólo llevan un corazón con un latido al unísono: Salir de estos CDSM. Las siglas se las dejo a su imaginación.

Pero eso al mundo le parece bien: Es una acción de la democracia. No me jodan vale, eso no es una lucha de la democracia es una masacre.

Entre lunes y martes todos estaremos como venezolano en apagón de 12 horas: Con una vela encendida y dando vueltas para drenar la rabia por el calor.

¿Y si el gobierno detiene a Juan Guaidó? ¿Qué vamos a hacer los demás? ¿Los que no contamos ni con un corta uña para defendernos?

¿Seguiremos esperando como en la RDA hasta que caigan algún día?

Carmen Carrillo