“La Masacre de la Gran Sabana”

0
654

Tan solo mencionar su nombre obligatoriamente la mente nos traslada a un mundo diferente, a una tierra mágica, mística, misteriosa, hermosa y excitante; aquellos que ya hemos tenido la dicha de conocerla no podemos olvidarla. ¡Así es La Gran Sabana! Llena de paisajes, de vida y de una cultura milenaria, tierra de tepuyes y por supuesto hogar del pueblo Pemón, esa tierra estuvo muchos años fuera del alcance de la mayoría ya que sólo los más intrépidos se atrevían a internarse en este mundo perdido.

Hoy la historia es distinta, mientras escribimos éste artículo sigue sucediendo la persecución, asedio y matanza de seres humanos pertenecientes a tan antiquísima etnia por parte de sujetos armados alineados con el actual régimen que oprime a nuestro país, lo que definitivamente puede ser denominado como una masacre.

Todo inició el día 22 de febrero, en el marco de permitir el acceso de la tan necesitada ayuda humanitaria que permitiría dar alivio a muchos en esas deprimidas zonas del sur de Venezuela; tan solo recordar lo ocurrido para los pelos a cualquiera ya que imaginar a miembros de las tan cacareadas Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela (FANV), de quienes se decía que “Nunca” alzarían sus armas contra el “PUEBLO”, atacando a un grupo de indígenas e hiriendo a al menos 15 y asesinando a 2 en un instante, paraliza a cualquiera.

Según se supo en su momento, la primera víctima del ataque armado militar, fue la señora Zoraida Rodríguez y ahora la  penúltima que se conoce es irónicamente su esposo Rolando García, ambos indígenas pemones y quienes dejan a una familia de hijos huérfanos, como les venimos diciendo el asunto se complica, justo en éste momento durante la redacción del artículo, me informan que falleció Jorge González Parra en el hospital de Boa Vista en Brasil quien hasta el momento sería la última víctima del referido ataque del 22 de febrero; se tiene la certeza de que muchos caciques están huyendo buscando escondite pues los están persiguiendo para acabar con ellos, por lo tanto lo que ocurre ya raya en el genocidio selectivo ni más ni menos, muy preocupante.

Bueno es recordar las palabras del señor Maduro, en el marco de la clausura del Primer Congreso de los Pueblos Indígenas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) llevado a cabo en octubre del año 2018, en el que dijo entre otras cosas que: “Chávez trajo una nueva era de dignidad a los pueblos indígenas de América Latina y El Caribe”.

Así fue resaltado en ese momento por Nicolás Maduro Moros, “Fue Chávez quien creó la conciencia nacional (…) la conciencia latinoamericana y caribeña, la conciencia mundial sobre la lucha histórica sobre la lucha de los pueblos indígenas en nuestra América, no fue otro”; entonces cabe perfectamente preguntarse: ¿dónde quedó aquello?, luego de lo que estamos observando asombrados con la situación en la Gran Sabana no podemos sino asegurar que es más de las falsedades y mentiras sobre las que está montada la famosa “Revolución Bolivariana” que se resume en el engaño más grande de la historia contemporánea de Latinoamérica y cuidado si del Mundo.

Tras el ataque militar a la comunidad Kumarakapay cercana al asentamiento indígena de San Francisco de Yuruani, es necesario recordar que los indígenas de la zona mantenía retenido al general de la Guardia Nacional José Miguel Montoya, quien es acusado de comandar “el trágico asalto”, dicho general fue destituido según resolución del Ministerio de la Defensa, quizás buscando salvarle de la responsabilidad cosa que no sucederá pues tarde o temprano deberán comparecer ante la justicia, la verdadera, para asumir la carga de lo que han hecho.

El régimen sostiene y mantiene que en Venezuela no existe ninguna crisis y se hace el loco ante todo lo que sucede, trata de ocultar que diariamente salen de nuestro país por cualquier frontera un número aproximado de 5 mil personas y que en zonas como en Gran Sabana la gente muere por falta de medicamentos y de hambre.

Alberto Delgado, uno de los heridos, dijo desde la cama del centro asistencial donde era atendido en Brasil, que había decidido salir a protestar motivado a la enfermedad de varios de sus familiares y de otros que ya han muerto, el señor Delgado expresó: “Esto lo hice por mi abuelo, que lleva 6 años enfermo en la cama”; esto lo hice por “mi tío Jorge William, que está en silla de ruedas”; “esto lo estoy haciendo por mi tío, Cipriano López que está haciendo diálisis todas las semanas y hay que gastar dinero”; lo referido es una pequeña muestra de la realidad abrumadora que se vive en toda Venezuela, es inocultable.

Nuestra Gran Sabana  se encuentra dentro de los límites del llamado “Parque Nacional Canaima” con las características de ser Monumento Natural, con lo cual se busca garantizar su preservación y de todo lo que allí se encuentra que sin duda incluye al pueblo Pemón; de igual forma es de vital importancia recordar que en noviembre de 1994 la UNESCO incluyó al Parque Nacional Canaima en la lista del Patrimonio Natural de la Humanidad; de verdad es muy triste lo que sucede y debemos procurar rescatar la sinceridad de lo que esa zona milenaria significa no solo para Venezuela sino para el planeta.

La acción efectuada por unos pocos militares (si es que verdaderamente son efectivos), porque no son todos, que atacaron el punto de los indígenas y que continúan haciendo desastre debe quedar como un recordatorio más, de todo lo malo que han significado éstos 20 años de engaños para los venezolanos y para todo aquel que habita nuestro país.

Debemos procurar volver a poner en el mapa mundial a nuestra Gran Sabana como referencia de lo maravilloso que es la naturaleza y sus grandes paisajes, así como ha ocurrido en muchas películas en las que han aparecido incluso nuestros hermanos pemones hoy masacrados, es una exigencia, es obligatorio, es necesario, así de simple y sencillo. ¡Pemón Yuré!!!

Reinaldo J. Aguilera R.

@raguilera68/@AnalisisPE