157 muertos en el accidente de un avión comercial en Etiopía

0
152

Ciento cincuenta y siete personas han muerto en el accidente de un avión de la compañía Ethiopian Airlines que hacía la ruta Adís Abeba -Nairobi, Kenia.

Por el momento se desconocen las causas del siniestro, aunque fuentes especializadas señalan que la tragedia podría haber sido provocada por una «velocidad vertical inestable». Se trata del segundo accidente de un Boing 737 en menos de seis meses.

El avión se estrelló minutos después de despegar del Aeropuerto Internacional de Bole a las 08.38 (hora local) de la mañana de ayer.

Según el comunicado de la aerolínea africana, la torre de control perdió el contacto con el avión seis minutos después de su despegue; los restos del aparato se encuentran cerca de la población de Bishoftu, a unos 60 kilómetros al suroeste de la capital etíope y cerca de la mayor base de la Fuerza Aérea de Etiopía.

La aerolínea confirmó que ninguno de los 149 pasajeros, de 33 nacionalidades distintas, y ocho tripulantes sobrevivieron al accidente.

«No hay supervivientes», dijo la estatal Ethiopian Broadcasting Corporation. Entre las víctimas se encuentran ciudadanos kenianos (32), etíopes (17), estadounidenses (8), canadienses (18), franceses (7), chinos, egipcios (6), españoles (2), suecos, británicos, holandeses, indios, eslovacos, austriacos, suecos, rusos, marroquíes, polacos, italianos e israelíes.

La oficina del primer ministro etíope envió sus condolencias a las familias de los fallecidos en la tragedia aérea a través de Twitter, y nunció que hoy, 11 de marzo, había sido declarado «un día nacional de luto para llorar a los ciudadanos de distintos países que fallecieron en este trágico accidente».

Por su parte, la firma aeronáutica estadounidense Boing dijo que estaba «profundamente triste» por el accidente y se ofreció a enviar a un equipo para dar asistencia técnica.

El CEO Tewolde GebreMariam señaló que es muy pronto para determinar «las causas del accidente» del Boeing 737-8 Max.

El aparato, que fue adquirido el 15 de noviembre de 2018, tenía más de 1.200 horas de vuelo y había superado «una rigurosa revisión» de mantenimiento el pasado 4 de febrero. «Había volado desde Johannesburgo esa misma mañana», dijo GebreMarian.

Según éste, el piloto avisó a la torre de control que tenía «dificultades» y que quería regresar al aeropuerto de origen y los controladores le dieron permiso para volver a Bole.

Un portal especializado en seguimiento de vuelos, Flightradar24, apuntó vía Twitter que el vuelo ET 302 tuvo una velocidad vertical inestable después del despegue.

El avión accidentado, que había sido adquirido por la compañía en noviembre del año pasado, había volado este mismo domingo desde Sudáfrica de regreso a Etiopía.

Ethiopian Airlines añadió este modelo de Boing a su flota en julio del año pasado y su CEO ha confirmado que sus aviones continuarán volando ya que la causa del accidente todavía no está clara.

Segunda tragedia

El modelo Boeing 737-8 MAX (que entró en servicio por primera vez en 2017) es la última versión de la familia 737, la aeronave de pasajeros moderna más vendida del mundo y una de las más fiables de la industria.

Sin embargo, esta es la segunda tragedia de este tipo en seis meses. El 29 de octubre, un Boeing 737-8 MAX de la compañía Lion Air se estrelló en el Mar de Java (Indonesia) tras despegar de Jakarta, matando a 189 personas. A raíz de estos dos trágicos sucesos se plantean serias dudas de la seguridad de este modelo . ABC de España