Venezuela: La Próxima Siria

0
202

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, negó recientemente que Rusia estaba tratando de crear “otra Siria” en Venezuela.

Teniendo en cuenta el historial de Lavrov, debemos concluir que eso es precisamente lo que está haciendo Rusia.

No estábamos lo suficientemente paranoicos con respecto a Siria.

Nadie, incluido yo, previó que Rusia e Irán podrían utilizar la cobertura de la guerra civil siria para establecer una presencia militar permanente en ese país.

No previmos la pérfida alianza de Turquía con Rusia e Irán para mantener a Bashar Assad en el poder.

Siria no fue muy significativa antes de que los rusos y los iraníes dominaran ese país.

Pero como lo han hecho, Siria tiene un significado estratégico en el Medio Oriente.

Venezuela se ha transformado, de una nación rica en petróleo a un Estado fallido por el fallecido Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro.

Muchas personas en el país están literalmente hambrientas, incapaces de intercambiar o comprar lo esencial de la vida y viven en apagones casi constantes a nivel nacional por la noche.

Meses atrás, lo único que mantenía a Venezuela unido era el ejército de Maduro que, cuando no está oprimiendo a la gente, se está alimentando de las ganancias que obtiene del narcotráfico.

Pero ahora, con unos 500 mercenarios rusos, al menos 100 tropas regulares rusas, un número desconocido de tropas del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní y quién sabe cuántas tropas cubanas, Venezuela se está transformando en una importante base de poder ruso-iraní en Sudamérica.

 

El presidente Trump y el asesor de seguridad nacional John Bolton han afirmado repetidamente que “todas las opciones están sobre la mesa” con respecto a Venezuela.

La fuente de la administración anónima habitual fue citada el viernes diciendo que la intervención militar estadounidense para expulsar a Maduro se estaba considerando muy seriamente.

Retrocedamos al palo y ganemos algo de altura sobre la crisis de lenta ebullición en Venezuela.

La intervención militar de los Estados Unidos allí es necesaria, incluso con urgencia, pero no para derrocar a Maduro.

Ese será un efecto, pero no será, de ninguna manera, la razón fundamental de nuestra acción.

En 1823, el presidente James Monroe entregó su mensaje sobre el estado de la unión al Congreso. La parte más importante se conoce como la Doctrina Monroe.

La Doctrina Monroe estaba en cuatro partes. Primero, los Estados Unidos prometieron no interferir en los asuntos internos de ningún estado europeo o en las frecuentes guerras entre ellos.

En segundo lugar, los Estados Unidos prometieron no interferir en las colonias que ya tienen las naciones europeas en el hemisferio occidental.

En tercer lugar, Monroe declaró que el hemisferio occidental estaba cerrado a una mayor colonización.

Y, cuarto, cualquier intento por parte de una nación europea de oprimir o controlar a cualquier nación dentro del Hemisferio Occidental sería considerado como un acto hostil contra los Estados Unidos.

La primera parte fue por los tableros en las guerras mundiales I y II.

Los otros tres aún rigen, puestos de manifiesto por cuasi colonias como la Guyana Francesa en el extremo noreste de América del Sur y nuestra aplicación.

En la década de 1840, el presidente Polk advirtió a Gran Bretaña y España de establecer intereses en la costa oeste, y en 1867, Francia se retiró de su intento de colonialización de México cuando las tropas estadounidenses se concentraron en la frontera.

La última vez que aplicamos la Doctrina Monroe fue en 1962, cuando la Unión Soviética puso misiles con capacidad nuclear en Cuba.

La resultante crisis de los misiles cubanos nos acercó más a la guerra nuclear que nunca, pero los soviéticos retrocedieron.

El esfuerzo ruso-iraní para establecerse en Venezuela no es menos una violación de la Doctrina Monroe, y un acto hostil contra Estados Unidos, que la colocación de misiles nucleares en Cuba.

Solo difiere en la claridad y la evidencia de la amenaza concomitante para nuestra seguridad nacional.

El control conjunto ruso-iraní de Venezuela se está logrando rápidamente.

El gobierno de Maduro está siendo apoyado, oprimiendo a los venezolanos y matando la pequeña esperanza de democracia allí.

La colonialización de facto se ha logrado con la presencia ruso-iraní y se ha formalizado mediante acuerdos con Maduro.

El siguiente paso, el aumento de las operaciones militares y de inteligencia rusas e iraníes en Venezuela, está en curso.

Lavrov insinuó el próximo paso obvio, la construcción de una o más bases militares en Venezuela, y trató de justificarlo afirmando abiertamente que los EE. UU. tenían bases militares en muchas partes del mundo.

El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán, que está bajo el control directo del “líder supremo” de Irán, el Ayatollah Khamenei, es la principal fuerza terrorista de Irán. Probablemente será designado como organización terrorista extranjera por el Departamento de Estado.

Esa será la primera vez que una agencia de cualquier gobierno haya sido designada así.

Es el IRGC el que, por sus propias operaciones, y a través de su fuerza de poder, la red terrorista libanesa Hezbolá, ha cobrado cientos de vidas estadounidenses, por ejemplo, el bombardeo de 1983 de los cuarteles de la Infantería de Marina en Beirut e Irak desde finales de 2003.

Ha habido informes creíbles de la presencia de Hezbolá en el norte de Brasil y otras naciones sudamericanas durante más de una década.

Tanto Hezbolá como el propio IRGC fueron los responsables del atentado de 1994 contra una organización judía en Argentina que se cobró casi 100 vidas.

El hecho de que Rusia e Irán tengan una presencia militar y terrorista operativa en Venezuela, permitirá que su poder se expanda a cualquier velocidad que puedan manejar en Centro y Sudamérica.

Ninguna de las dos naciones se rendirá pacíficamente en Venezuela.

Nuestro interés de seguridad nacional en Venezuela no es derrocar a Maduro: es impedir que Rusia e Irán conviertan a Venezuela en una base de poder en las Américas.

Como todo presidente debería, Trump desprecia las guerras extranjeras.

Pero ante un esfuerzo decidido por amenazar nuestra seguridad, que de otra manera no se puede resolver, se deben tomar medidas militares.

Pero 2019 no es 1962, y el presidente Trump no es un pensador tan claro ni tan decisivo como lo fue el presidente Kennedy. Entonces, ¿Qué hacemos?

No podemos y no debemos usar la fuerza militar en cada situación en la que tenemos un interés de seguridad nacional: solo en aquellas situaciones en las que tal interés se vuelve vital para nuestra seguridad nacional.

Sin embargo, Trump debe determinar que tenemos un interés vital en la seguridad nacional para evitar que Rusia e Irán conviertan a Venezuela en una amenaza estratégica.

Podemos usar armas económicas junto con la acción militar. Declarar al IRGC una organización terrorista extranjera debería haberse cumplido hace años.

El IRGC controla aproximadamente la mitad de la economía iraní.

Controla los bancos y las finanzas iraníes, así como el petróleo y el gas iraníes, la construcción, los bienes raíces y las telecomunicaciones.

Cualquier nación que comercia con Irán, como hacen muchos de nuestros llamados aliados de la OTAN, está negociando con una organización terrorista y fortaleciéndola.

Declarar al IRGC una organización terrorista extranjera hará que el comercio sea mucho más difícil de continuar.

Pero eso no resultará en el retiro de Rusia o Irán de Venezuela. El presidente Trump tendrá que hacer cumplir la Doctrina Monroe para lograr eso.

Y para hacer eso, Trump tendrá que hacer mucho más.

El presidente necesita generar apoyo entre los estadounidenses para los próximos pasos.

Debería dar un importante discurso en la Oficina Oval para declarar que el creciente poder ruso-iraní en Venezuela es una amenaza para nuestra seguridad nacional y decirnos que debemos deshacernos de ellos por cualquier medio que sea necesario.

Trump tiene muchas opciones, cada una de las cuales tendrá que enfrentar a Rusia e Irán directamente.

Puede, por ejemplo, ordenar un bloqueo aéreo y marítimo de Venezuela para evitar que Rusia e Irán construyan allí su poder. Sí, nuestras fuerzas ya están estiradas. Sí, será acusado de agitar al perro para ganar las elecciones de 2020.

Sí, los demócratas dirán y harán todo lo posible por oponerse a él.

Y, sí, muchas naciones sudamericanas condenarán lo que hacemos. Pero hay que actuar.

El tiempo no está de nuestro lado. Cuanto más esperemos para tomar medidas decisivas contra Rusia e Irán, más difícil será expulsarlos de Venezuela.

Y expulsarlos es, lamentablemente, nuestra única opción.

Jed Babbin, ex subsecretario de Defensa de los Estados Unidos.

Artículo original de © israelnoticias.com