Vargas: Leccion de Dios que nadie aprendió

781

Jesús Vásquez.*

Hoy 15 de Diciembre se cumplen 21 años de la tragedia de Vargas,fenomeno natural que se caraterizó por varias inundaciones y deslaves en los que murieron entre 10 000 y 30 000 personas.

La cifra real la conoce solo Dios. Él fue quien mandó la leccion a un pueblo que estaba sumergido en avaricia y los mas hostiles pecados.

Para la fecha de la tragedia, lo que empezó como una lluvia pertinaz y débil, se fue convirtiendo poco a poco para luego terminar llevándose a su paso todo lo que le permitió torrente de agua que bajaba de las montañas.

Antes de ese deslave la avenidas principal de la costanera en Vargas, cada fin de semana era el delirio de muchos, para saciar los mas bajos instintos que el cuerpo sintiera.

En la zona se quebrantaba la ley con mas de 360 licorerias y 7 locales de discotecas que servían de escape para muchos. Sin hacer mención a lo propio que en la zona existían varias casas, donde algunos saciaban los mas bajos instintos al mejor postor.

En la playa, en el sector comercio los dueños de restaurant y supermercados y panaderías etc, no tenian respeto por sus clientes.

Los precios subían al triple,pero era una epoca de abundancia y cualquiera hacía sacrificio y lo pagaba.

Los hoteles de la zona aumentaban sus precios,buscando la mejor manera de adaptarse al prototipo americano.

Sus pobladores a nivel de las barriadas veían como,la exclusión social llegaba a todos los sectores y en la misma playas, mafias de vendedores, se hacian dueños de espacios que eran alquilados con vehemencia al mejor postor, excluyendo a la gente que iba al mar con sacrifcio.

Los ladrones y atracadores desbordaban las avenidas de Caraballeda. Incluso el gran hotel Meliá, solamente cercó mas de ocho cuadras de playa las cuales eran privadas y cuidadas de manera exclusiva para sus huespedes y asi en esa onda iban los nuevos complejos habitacionales.

Luego del deslave, la gente vivió la peor de sus desgracias. Muchos fueron sacados del terruño varguense para ser llevados a inhóspitos lugares, donde sobrevivir como en La Guaira era imposible.

Ahí empezo la gran venta de corotos y remates de inmuebles que nadie quería porque no estaban en la tierra prometida.

La corrupcion y los miles de cuentos que les metió el mal llamado FUS (Fondo Unico Social) jamás fueron cumplidos.

La gran avaricia que se desató entre los militares no daba tregua a lo mas vil e inhumano que pudo ser un corrupto.

Para ese momento el gobierno norteamericano ofreció y incluso envió ayuda con alimento, medicamentos y provisiones de contigencia que de inmediato Chávez se negó a aceptar, visualizando la oportunidad de hacer el mas ambicioso proyecto que ningun país latinoamericano podía ejecutar.

Esos planes fueron enterrados por  la corrupcion de Generales y Coroneles. En menos de una semana. La creacion de la intangible Corpovargas solo fue una fachada para no rendir cuentas de los recursos otorgados.

El famoso General Alejandro Volta fue quien sin experiencia alguna en obras civiles, dirigió Corpovargas y se alzó con los recursos y contratos,haciendo caso omiso a los proyectos que desarrolló y sugirió Carlos Genatios un ingeniero con posgrados en la materia a quien que Chávez le pidió de manera veraz, el diseño y desarrollo de proyectos que permitirian el resurgimiento de una nueva Bahía playera que iría desde Vargas hasta Barlovento en una sola carretera, pero el robo de esos recursos por parte del poder militar impidió que se concretara.

Por su parte un hombrecito con un solo sol al hombro y un margariteño hacían “esguaces” con billones de bolivares que se aprobaron para el buen vivir de los desplazados de Vargas.

Víctor Cruz Weffer, expresidente de Fondur hacia “esguaces” con los recursos para nuevos desarrollos habitacionales que se encomendaron en terrenos ociosos y algunos predios de terruños que colindaban con instalaciones militares.

Muchos nunca se culminaron o se ejecutaron en su 1era o 2da etapa,pero luego de pasado el tiempo sin control gubernamental varios fueron vendidos a precios de inmobiliarias y a través de miles de promotoras, donde Weffer operaba de forma cómplice.

Ya estando destituido y juzgado por malos manejos financieros pero desde su oficina en la Torre Financiera en Bello Monte,junto a su socio y compadre el Ing.Fasniano vendieron y saquearon aquellos desarrollos inconclusos.

Mientras, por su parte el judas Williams Fariñas,en lo social encontró su mejor negocio con la necesidad de aquellos desplazados, licitaciones expresas de electrodomesticos, insumos del hogar y hasta proyectos para que los exvarguenses vivieran mejor quedaron en sus bolsillos.

Un vil recuerdo se vivió en un Complejo Habitacional en Valles del Tuy en una jornada social donde la empresa Corporacion Tomol (importadora de protesis auditivas) ,el audiometrista margariteño y compadre de Fariñas, en un solo operativo prescribió mas de 1300 protesis auditivas que hacia su empresa ,en un urbanismo donde no habitaban mas de 600 familias,dejando en evidencia su corrupcion por unas prótesis que eran cobradas al FUS en dolares.

Parte de esa corrupcion junto a algunos pobladores,que volvieron a Caraballeda y a los cerros de la avenida Costanera hoy nos evidencia que Vargas fue una leccion que nadie aprendió.

Hoy el poder militar roba mas que nunca y la Vargas soñada con su amplia bahía hasta Barlovento no existe.

Sus pobladores viven en una bomba de tiempo donde no saben cuando desde la montaña, Dios envie otra lección.

*Comunicador integral comunitario

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.