Alemania: cuando los estragos de la nieve también son una responsabilidad ciudadana

136

elpais.com.-Los alemanes observan con envidia el festival de nieve que se celebra en España y con cierta sorpresa el caos que las fuertes nevadas han provocado al tráfico rodado y peatonal en sus ciudades, una situación que en Alemania, de prolongarse, sería sinónimo de negligencia.

Y no sólo de las administraciones, a las que corresponden garantizar la movilidad en las ciudades, sino también de la ciudadanía. Porque más allá de la diversión que supone esquiar en las calles o hacer muñecos de nieve allí donde la nieve escasea, los alemanes saben que las nevadas que el cambio climático les ha arrebatado, dejan bienes, pero también accidentes y demandas.

La legislación germana, como la de otros tantos países acostumbrados a las grandes nevadas, contempla esos escenarios, establece responsabilidades incluso en las tareas de limpieza y establece multas cuando se incumplen obligaciones. El resultado es eficiencia en una tarea contra la nieve que el Tribunal Federal pone en manos de las administraciones y de los ciudadanos. A los primeros, corresponde la limpieza de la calzada a fin de recuperar cuanto antes la transitabilidad. A los segundos, las aceras.

Las máquinas quitanieves trabajan durante la noche, para que la ciudad despierte con cierta normalidad. En el caso de propietarios o inquilinos, y aquí se incluyen supermercados, restaurantes y demás negocios, sus aceras deben estar limpias antes de la 7.00 horas, aunque si la nieve es persistente deberán despejar sus accesos cuantas veces sean necesario. El cómo también está previsto: hay que dejar un pasillo de entre 1 y 1,5 metros de acceso a las viviendas y a lo largo de toda la fachada, para que peatones y cochecitos de bebé puedan circular. No hacerlo conlleva multa y, si se produjera un accidente por resbalones, la norma deja abierta la puerta a reclamaciones por lesiones a los propietarios, inquilinos o comunidad de vecinos. En Berlín, por ejemplo, un accidente derivado del incumplimiento de las obligaciones que se establecen en los servicios de invierno, puede suponer una multa de hasta 10.000 euros.
Más en El Mundo
Así es Love is in the air, la nueva telenovela turca que se estrena en Telecinco
El final de Vikingos explicado por su creador: “Necesitaba terminar la serie”

En la tarea común que supone recuperar la normalidad en las ciudades tras grandes nevadas el Tribunal Federal también determina los materiales a utilizar para acelerar el derretimiento de la nieve. Sólo se permite el uso de arena, sal y gravilla y cuando se trata de limpiar zonas que no corresponden a las administraciones, el aprovisionamiento de ese material corresponde a los vecinos. No hay desgravaciones previstas en estos casos, salvo cuando se contrata a una empresa para que haga los trabajos de limpieza. En ese caso, es del 20%.

Hasta donde la naturaleza lo permite, en los países acostumbrados a gestionar nevadas no se deja nada al azar. Para garantizar el pronto funcionamiento del transporte ferroviario, por ejemplo, se prohíbe a los residentes de zonas próximas a la vías desplazar la nieve a las mismas. Las compañías de seguros aconsejan a sus clientes amontonarla en su jardín, o en un aparcamiento, si están de acuerdo los vecinos. Por lo que pueda pasar.

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.