Ciudad Guayana, la ingobernable

293

Ciudad Guayana es ingobernable. Seguramente por culpa del bloqueo norteamericano o por la estupidez de la oposición venezolana, en Ciudad Guayana, sus residentes sobreviven entre basura, lagunas de aguas y maleza.

Hacer responsable al gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera o al alcalde de Caroní, Tito Oviedo, no es posible.

Más de lo que “esos dos seres trabajan por la ciudad es imposible”, sin embargo “los malos” siempre ganan; no la ineptitud, que eso es “imposible” en una ciudad donde sus gobernantes, primero no se tratan y segundo no coordinan planes conjuntos para mejorar la calidad de vida de sus residentes pero gracias a Dios que cada uno por separado resuelve sus problemas.

Esto también ocurre cada vez que llueve

 

Los vecinos vía redes sociales publican como la basura invade las calles de San Félix y de Puerto Ordaz, o como cada vez que llueve Castillito se inunda y se convierte en una gran laguna, algo que ocurre aproximadamente desde hace 13 años.

También están los funcionarios eficientes que cuando se limpia la calle, se corta la maleza y se recoge la basura, inmediatamente lo dan a conocer pero es como dice la gente: eso dura sólo un momentito pues en tres dias la ciudad vuelve a convertirse en un escenario de la película Blade Runner.

La foto es de hace dos días pero la situación es de siempre

No debería ser difícil que sí todos son integrantes del partido de gobierno, se pusieran de acuerdo y distribuyeran los escasos recursos que reciben del poder central, producto del bloqueo norteamericano, para por ejemplo resolver los botes de agua blanca en las calles de San Félix  y de Puerto Ordaz.

No debe ser difícil desmalezar la ciudad porque además de generar puestos de trabajo, aunque sean temporales, el medio ambiente se hace más agradable.

Eso es el mercado de San Félix. Seguro que ya la recogieron. Sólo hay que esperar unos días para volver a ver una montaña parecida

No es lo mismo observar un paisaje con una cesped o hierba cortada que mirar un inmenso monterascal esperando ver salir del lugar a algún animal salvaje.

Y así sucesivamente podrían resolverse tantos problemas y al mismo tiempo generar puestos de trabajo y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. No, no debería ser difícil gobernar, sobre todo cuando ha llegado cualquiera a hacerlo.

 

 

 

 

 

 

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.