El gobierno de Bolívar está protegido contra los ataques de inteligencia

781

El jueves pasado vía redes sociales el gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera, anunciaba el cierre del estado Bolívar desde las 11 y 30 de la mañana hasta las 6 de la tarde. Y eso era partir de ese día.

La gente comenzó a caminar para regresar a su casa porque no había transporte, había alcabalas y el que no tenía salvoconducto no tenía chance.

Como periodista con años de experiencia no permití que se hiciera alguna nota sobre la decisión ejecutiva gubernamental porque estaba convencida que se trataba de un fake news pues a  nadie con dos átomos de sentido común se le puede ocurrir algo así.

El viernes en la primera página del diario El Nacional aparecía Justo Noguera haciendo el anuncio.

Celebraban en el entorno del gobernador  que “habían llegado a la primera página de este periódico de escuálidos” y Justo Noguera estaba allí no por sancionado de Estados Unidos.

El viernes en la tarde el jefe de la Zodi echaba para atrás la decisión.

O sea. Un ciudadano que no está en la línea de mando civil que es un militar con rango de Mayor General decía que luego de conversar con el Mayor General Justo Noguera, gobernador de Bolívar, habían tomado la decisión de cambiar la medida.

Fedecámaras Bolívar el jueves a las 12 de la noche envió un comunicado cuestionando la decisión.

Seguramente por las dificultades para transitar, reunirse o contar con servicio telefónico, los restos del empresariado que quedan en Bolívar, lograron a esa hora de la noche llegar a una conclusión donde llamaban a la sindéresis, término muy adeco.

O les pasó como a mí, no podían creerlo porque no tenía viabilidad.

¡No vale¡ ¿Quién cierra a las 11 y 30 del día con la gente trabajando hasta las 6 de la tarde? ¿Cómo se devuelve esa gente para su casa?

En todas partes del mundo cierran después de las 4 de la tarde hasta el amanecer del día siguiente y al que encuentran en la calle en ese horario, que no tenga como justificarlo, lo caletean para la prisión o le imponen una multa dineraria que debe cancelar para salir de detrás de las rejas.

El rector de la Ucab-Guayana, Arturo Peraza también expresó vía redes sociales su malestar, en el estilo tan jesuita de mi  Alma Mater, (la de Caracas);  donde se quiere decir  que se está molesto pero sin que se mueva un cabello porque no hay que perder el glamour. Algo así hizo el Padre Peraza.

Ahora seamos justo, la culpa no es de Justo. El gobernador tiene un entorno que no se va a morir de un ataque de inteligencia y mucho menos podría llegar a ser pandemia por lo tanto hasta el gobernador está a salvo.

Ese entorno salió a justificar la decisión diciendo: Cerraron Francia, España, Portugal, Dinamarca, Alemania, Canadá.

Sí, es cierto. Pero lo que no dijeron es que el cierre no fue el día que la gente estaba en el trabajo ni durante el día.

Se plantea en la tarde hasta el día siguiente y se avisa tres días antes.

Bolívar es un foco de covid-19 variantes P1 y P2, o brasileras como las llaman también, que no debería ser porque no dejan llamarlo virus chino porque es excluyente.

El gobernador no puede con la tarea pero no pide ayuda porque como el, al igual que Antonio Rojas Suárez  y Francisco Rangel Gómez, al llegar a la calle Constitución lo primero que hizo fue pelear con sus compañeros de partido porque al único de oposición que era el alcalde de Gran Sabana, también lo corrió para Brasil, no tiene equipo.

Él y Franchi son de la generación Baby Boom, o sea tienen más de 60 y aunque el mundo en estos momentos está en manos de esa generación todos tienen asistentes que trabajan no que pueden caer de cierta altura ya que lo único que saben es decir: Sí jefe, no jefe. Cómo usted diga jefe.

No. Así no sirve. Pero bueno a los militares no podemos pedirles mucho puesto que la disidencia en el ámbito militar es un delito capital así que está difícil la vida en Bolívar y está más difícil porque la inteligencia no es una pandemia en el ámbito gubernamental.

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.

Impactos: 0