“Las vacunas de la discordia”

234

Reinaldo J. Aguilera R.

Las noticias diarias de nuestro país, parecen un parte de Guerra sin que ésta exista realmente.

La cantidad de fallecidos a causa del Covid -19 son muy preocupantes, me atrevería a afirmar, que cada uno de nosotros conoce de cerca de algún amigo o familiar que ha fallecido por la enfermedad o sus consecuencias.

El asunto pasa por médicos, enfermeras, maestros y un largo etcétera, mientras tanto leemos casi en paralelo que el régimen anuncia que llegan a Venezuela otro lote de 80.000 vacunas Sputnik V de procedencia Rusa contra la covid-19.

Y se espera que vacunas del Covax lleguen entre julio y agosto, afirma el ministro de Salud Carlos Alvarado.

Lo cierto es que el común denominador es que nadie sabe dónde están las famosas vacunas de la discordia, porque no se tiene conocimiento alguno de jornadas u operativos para la población.

Como les vengo comentando, la agonía del covid-19 en Venezuela empeora con el suplicio de conseguir oxígeno, a diario fallecen médicos más por COVID-19 en Guárico, Anzoátegui, Bolívar y Zulia, solo en lo que va del mes de abril, suman 72 muertes de profesionales sanitarios.

Angustiante es el aspecto económico en todos y cada uno de los venezolanos, fuera y dentro, ya que, dado el impacto de la segunda ola pandémica y la persistente hiperinflación.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Venezuela, continuará en la senda negativa durante 2021, con una caída de 3,1%.

Para tener una idea, la llamada Cesta Petare de ocho alimentos superó la barrera de los Bs.64.000.000, una cosa realmente loca, millones están en modo sobrevivencia definitivamente.

Un punto y aparte requiere de nuestra atención, me refiero a la situación que ocurre en la frontera Colombo/venezolana, para el momento en el que les escribimos, miles de venezolanos se refugian en el poblado colombiano de Arauquita.

Se dice que son más de 5.000 ciudadanos que con el pasar de los días ya no saben a quién acudir.

Los recursos escasean y aún no se vislumbra una solución a la crisis, tristemente, además de la pandemia por el coronavirus, las circunstancias conexas agudizaron la situación de los más desfavorecidos.

Volviendo a lo que nos ocupa respecto a las Vacunas, tenemos que de parte y parte lo que hacen tanto Guaidó como Nicolás parece insuficiente y hasta fantasioso.

Por ejemplo, Maduro dijo días atrás, que el país hizo el segundo pago al sistema Covax por 11 millones de vacunas contra el coronavirus.

El anuncio se produce mientras nuestro país sumergido en una crisis económica profunda como venimos explicando, experimenta una segunda o quizás tercera ola de casos de covid-19 que ha puesto a prueba un sistema de salud deteriorado con fondos insuficientes y minado de corrupción.

El colapso económico de Venezuela ha provocado un aumento de la inseguridad alimentaria, y Maduro agregó que el director del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (FAO, por sus siglas en inglés), David Beasley, había llegado al país para reunirse con funcionarios y firmar acuerdos, pero no dio detalles.

Eso es lo que preocupa, que todo sea un misterio constante, cosas propias de regímenes totalitarios sin duda.

Vale la pena recordar que Naciones Unidas calificó a Venezuela como la cuarta mayor crisis alimentaria del mundo en 2019, es decir que para el 2021 imaginen como estará la cosa, para aquel momento la ONU estimaba que había al menos 9,3 millones de venezolanos, con hambre o una ingesta insuficiente de comida.

Por lo pronto, aunque nos sintamos con las manos atadas, tenemos que seguir luchando con los pies si es necesario, solventando en la medida de las posibilidades los obstáculos que se nos presentan a diario, declarando que mejores momentos están por venir y las cosas mejorarán, pero siempre poniendo de nuestra parte, porque nada llegará sin el esfuerzo propio y colectivo, así de simple y sencillo.
@raguilera68/@AnalisisPE

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.

Impactos: 0