“Megaelecciones 2021 y el recuerdo del 28”

332

Reinaldo J. Aguilera R.

Luego de tantos misterios y de esperas, de modo sorpresivo y sin perder mucho tiempo, el nuevo presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Pedro Calzadilla, informó que las elecciones Regionales y Municipales donde se elegirán los cargos a Gobernadores, Alcaldes, Concejos Municipales y Consejos Legislativos, se realizarán el domingo 21 de noviembre del presente año.

Para muchos el anuncio cayó como balde de agua fría, pues no se esperaban que se plantearan de manera conjunta, sin embargo, hasta un adelanto parcial del Cronograma Electoral se presentó, según se detalla a continuación:

La jornada especial de inscripción y actualización de datos en el Registro Electoral se realizará del 01 de junio al 15 de julio.

La selección de los integrantes de los organismos subalternos, miembros de las Juntas Regionales Y Municipales, así como miembros de mesa se llevará a cabo desde el 27 de julio “en las mismas condiciones que se han realizado hasta la fecha”.

El lapso de postulaciones de candidaturas a los distintos cargos a elegir será del 09 al 29 de agosto.

El lapso para las modificaciones o sustitución de las postulaciones se reflejen en la boleta electoral estará comprendido entre el 08 al 22 de septiembre.

El simulacro a nivel nacional para las Megaelecciones se realizará el día domingo 26 de septiembre.

Se realizarán un total de 16 auditorías al Sistema Automatizado. “Para así verificar junto con los técnicos de las diferentes organizaciones con fines político y expertos electorales internacionales la transparencia y seguridad del voto”.

Las ferias electorales “para que las y los electores se familiaricen con el proceso de votación” se realizará del 13 de octubre al 13 de noviembre.

La campaña electoral se realizará del 28 de octubre hasta el 18 de noviembre.

Es así como se declara prácticamente en ejecución dicho cronograma y se fijan en el horizonte unas elecciones que sin lugar a dudas nos hace recordar el episodio del año 2000 y su famoso 28.

Para los conocedores del tema electoral es un hecho reciente, aunque ha pasado mucho tiempo, todo debido a la magnitud de lo sucedido, quizás para otros es mejor refrescar y así nos colocamos en sintonía.

Empecemos recordando la enorme presión que se ejercía para aquel año y la necesidad de transformar todo para adaptar un sistema y a un país, a los requerimientos de la nueva élite política, en tal sentido, es claro el recuerdo de lo ocurrido en el año 2000, cuando la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de tendencia amplia oficialista, aprobó sin evaluar las consecuencias, la solicitud de una Megaelección propuesta por el presidente Hugo Chávez y ulteriormente esta convocatoria tuvo que ser aplazada  por problemas técnicos de enorme magnitud, aunado a la pérdida de 60 Millones de dólares aproximadamente.

Para aquel momento, ciertamente la tecnología ya era automatizada, pero no en todas las etapas requeridas, solo lo eran las fases de escrutinio y totalización, sumado a esto, la gente todavía no votaba directamente en la máquina como lo ha efectuado últimamente.

Luego de todo lo que ya se venía detectando respecto a la inviabilidad del proceso, vino el famoso episodio del 28 y se aplazó la elección después de intentar montarla por todo un año.

El Poder Electoral, al concluir que era técnicamente imposible hacer la Megaelección el 28 de mayo de 2000 como estaba previsto, se vio obligado a postergar los comicios para el 30 de julio de ese año y a modificar todo el cronograma antes anunciado, sumado a esto, la prensa que cubría la fuente electoral en esa época recuerda a un rector del CNE (Eduardo Semtei), que ante cualquier pregunta solo insistía, hasta de manera burlona, que las elecciones se realizarían “el 28, el 28, el 28”, pero días antes de la fecha convocada tuvo que ser aplazada y así quedó ese momento para la historia contemporánea de nuestro país.

Lo cierto es que, para el momento, por parte de sectores de la oposición venezolana, se conversa con una delegación de Noruega para que visite “lo más pronto posible” el país, a fin de que avance como mediador en una posible negociación con el gobierno de Nicolás Maduro para alcanzar un acuerdo que lleve a elecciones “justas”, hasta allí.

Vale la pena recordar también que en el 2019 una delegación de Noruega participó como mediador de un proceso de diálogo que culminó sin éxito por, según la oposición, la falta de disposición del gobierno de Maduro.

Esperemos que de una u otra forma se materialice algún evento, que signifique un avance y destranque el juego, por el bien de todo un país, que incluye a Tirios y Troyanos, así de simple y sencillo.

@raguilera68/@AnalisisPE

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.

Impactos: 0