Dos deliverys venezolanos fueron los que entregaron al Pollo Carvajal

38407

Fueron dos venezolanos trabajadores de delivery quienes le dieron el dato a la policía española sobre la presencia de Hugo Pollo Carvajal en una residencia en la calle Torrelaguna de Madrid.

Ahora esos jóvenes, los que aparecen abrazándose al momento en que el Pollo Carvajal sale esposado se dividirán el botín de 10 millones de dólares que el gobierno norteamericano ofreció por el dato para atrapar al militar, buscado entre otros delitos, por tráfico de droga, protección a carteles mexicanos y colombianos en territorio venezolano que desde allí enviaban droga hacia Estados Unidos y por querer cumplir la orden de Hugo Rafael Chávez Frías, de “querer inundar Estados Unidos de droga” para acabar al imperio.

Lo cierto del caso es que alto militar, aunque Nicolás Maduro lo degradó cuando se pasó para las filas del guaidocismo donde no quisieron recibirlo porque era “una papa caliente” que los gringos andaban buscando y que ellos, los que antes estaban con Guaidó no podían  recibir o proteger porque significaba contradecir a los norteamericanos quienes a través de la Fundación Simón Bolívar, financiaron a estos “políticos” quienes trabajarían para sacar a Nicolás Maduro y al Psuv del poder, no consigue protección, eso a pesar de manejar tanta información.

Aparentemente el Pollo está solicitando a la Justicia española no ser extraditado a Estados Unidos.

Si el Pollo es extraditado a Estados Unidos, al igual que Alex Saab, si podría pensarse que la salida del poder de quienes dirigen Venezuela en estos momentos está cerca porque ambos personajes saben demasiado de los que están al frente del gobierno en Venezuela.

Pero además saben de miembros de la oposición que como la comiquita gritan en la calle: Al ladrón al ladrón, que allá va el ladrón para disimular que el ladrón es él, lo que significa que los venezolanos podríamos vernos libres al mismo tiempo de ambos grupos.

Sí eso pasa, entonces sí el país podría comenzar su tránsito hacia la democracia. Pero quien sabe, a lo mejor es que yo soy ilusa. Y no va a pasar nada de eso. Pero debería.

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.

Impactos: 0