El Pollo, la Gata y el Otro y los pitcher de Chávez y Maduro

574

Carmen Carrillo

(Dedicado a los que querían Patria, como decía él)

Carlos Andrés Pérez, de estar vivo, cumpliría esta semana próxima 99 años pero a veces la vida hace milagros: Le da descanso a las personas a fin de que no observen tan de cerca la miseria humana.

Al parecer la historia futura, si es que queda mundo, registrará dos o tres nombres que hicieron grandes cambios en la política venezolana, eso al margen de los sentimientos que esos hombres puedan generar.

Juan Vicente Gómez, convirtió a Venezuela en un país porque lo sacó de la montonera y de los gobiernitos de los Estados donde todos eran presidentes.

Rómulo Betancourt la convirtió en un Estado con instituciones para que funcionara como tal.

Y Carlos Andrés Pérez la subió al tren de la modernidad propiciando las elecciones directas para todos los cargos a fin de acabar con el dedo que definía la vida de los seres humanos en los distintos estados del país.

Hasta allí llegó esa historia. De allí en adelante la gerencia fue sobre la base del odio y el resentimiento social y bueno ya vemos como está el país. (Ojo eso no incluye a Luis Herrera Campíns ni a Isaías Medina Angarita).

Leo que mi amigo el Pollo, porque él en estos momentos no tiene amigos, se le acabaron, pero como yo no lo conozco, desgraciadamente, porque podríamos habernos ganado unos reales, escribiendo varios libros sobre la Gerencia chavista o ¿Cómo acabar con un país en medio del mayor ingreso petrolero de la historia de Venezuela? (Ojo no me roben, el título, ya lo registré), me declaro su amiga para que no esté tan solo, dijo que Hugo Chávez y Nicolás Maduro picharon millones de dólares para mantener viva la “llama libertaria de la izquierda progresista del socialismo del Siglo XXI” en España, Argentina, Italia, Ecuador, Perú, allí donde hiciera falta.

Y pensar que a Carlos Andrés Pérez, un hatajo de enanos, físicamente hablando y moralmente, lo destituyeron porque se le ocurrió enviar 16 millones de dólares de la Partida Secreta (figura válida en la administración pública) a Violeta Chamorro para ayudarla en su campaña a fin de enfrentar a Daniel Ortega y al sandinismo en Nicaragua.

Estos “brazos locos” se dedicaron de forma disciplinada a mandar plata a todos los “atrabiliarios” de la tierra ya que eso es lo que han mostrado, (me hacen acordar de Teodoro Petkoff que decía: “eres marico chico y pruébame lo contrario”. En fin.

(Ya entienden porque no gano premios ni el Nóbel de Literatura me toma en cuenta ni me financian los gringos y tampoco el gobierno, ¿Verdad? No tengo amigos ni familia, ¿Cómo pues? Por la Verdad murió Cristo. El sólo tenía 12 amigos y lo negaron varias veces).

Pero no está mal que Chávez haya hecho eso hasta que murió y tampoco está mal que lo siga haciendo Nicolás.

Delito es si lo hace otro que no sea de esa izquierda caviar como le dicen, que incluye a periodistas y medios de comunicación, como alguna vez escribió sabiamente Jean Francois Revel, en “El conocimiento inútil”.

Si en Venezuela existiera justicia, el Pollo pudo haber ido a denunciar la situación ante la Fiscalía General de la República cuando gobernaba Luisa Ortega Díaz.

Ella su vez pudo solicitar un Antejuicio de Mérito cuando el presidente del Tribunal Supremo no era el ex PTJ, Maikel Moreno y éste a su vez pudo solicitar a la Asamblea Nacional cuando gobernó la oposición, ese Antejuicio de Mérito que concluiría en la destitución del presidente.

(Nos hubiésemos ahorrado otro período del gobierno de Maduro, los sobrinos y la prisión de Alex Saab y por supuesto a Juan Guaidó, el bueno para no decirle el bobo, por educación, y  a Leopoldo López y su “ejército de libertarios”.

Pero nada de eso pasó. Y miren cómo están todas estas personas por no haber cumplido con su deber.

Sí, a mí no me quedaba otra si no irme de Venezuela porque por cumplir con mi deber, lo que tengo es enemigo parejo y quien sabe a lo mejor alguno busca la salida rápida en mi contra.

En fin, Dios debe saber lo que hace (porque yo honestamente no he entendido, jajaajajaja).

Es lamentable que El Pollo, La Gata y el otro, no hayan hecho su trabajo.

Los millones de venezolanos que nos hemos marchado (Pizarro deja de exagerar, no somos una moneda de cambio) a hacer  laburos en otras fronteras y tierras no estaríamos en esa vaina. Viviríamos en nuestro país, que con todos sus defectos, a pesar de los adecos y los chavistas, es el mejor país del mundo.

 

 

 

 

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.

Impactos: 0