Espacios de la rebeldía

0
173

Sin elecciones en Sutiss, es ilegal discusión de convención colectiva

Nicolás Maduro Moros, presidente de la república, desde adentro de Sidor, en estos días, hizo un cúmulo de anuncios  y afirmaciones generales y,   dos de ellas, de gran impacto en la Siderúrgica del Orinoco y Guayana toda.

El Presidente de la República expuso, con visible alegría suya, la recuperación productiva de Sidor y,  para escribir estos comentarios, respecto a eso,  lo investigué, in situ,  y la realidad es contraria a la afirmación presidencial.

Sidor, productivamente, está en el suelo. Constatar la caída de Sidor, es fácil.

Con sólo hacer un recorrido por sus instalaciones, la realidad, que es superior a cualquier discurso, dirá que esta industria diseñada como buque insignia de la industrialización de Guayana, está virtualmente paralizada!

La producción de acero líquido que no es más que la primera concreción de la industrialización del hierro, en Sidor, digamos que está como el viento loco, se va para volver.

Sólo en planchones e, intermitente, se produce acero líquido. Cuando eso ocurre, acto seguido, se activan los procesos de laminados en caliente y frío. Pero  eso ocurre, a veces. No es un proceso sostenido y permanente.

Palanquilla, donde se produce el acero para la producción de barras (cabillas, entre otros rubros) y alambrón, está paralizada.

Fábricas de tubos, la vieja y la nueva, también están paralizadas.

De manera que estando el corazón productivo en Sidor en ascuas, el resto de la planta, en ese sentido, es obvio que, igualmente lo esté.

Presidente Maduro, le presento mis respetos y le digo que que quien o quienes le informaron de la recuperación productiva de Sidor, le mintieron. Usted sabe identificarlos.

Presidente, un día cualquiera, en sus tres turnos, preséntese de incognito en Sidor y, seguro estoy, que usted, directamente constatará el brutal estado de abandono de Sidor.

Digámonos las verdades, las bárbaras terribles. En cuanto a Sidor, hoy, no hay nada que celebrar.

La otra afirmación presidencial es que él autorizó la discusión de la convención colectiva y, eso, en teoría, es bueno.

En rigor, desde el 2008, en Sidor,  no se discute y aprueba, legalmente, una convención colectiva.

Desde el 2008, hasta hoy, en cuanto a lo dejado de percibir por convención colectiva, en beneficio de los trabajadores se ha acumulado una gigantesca acreencia o pasivos laborales.

La actual directiva de SUTISS tiene vencido su periodo desde hace varios años y, por eso, de acuerdo al  artículo 402, de la LOTTT,  ésta no puede discutir la futura convención colectiva y sus gigantescos pasivos laborales.

Pues, recuérdese que “los y las integrantes de la junta directiva de las organizaciones sindicales cuyo período  haya vencido de conformidad con esta Ley y en sus estatutos, no podrán realizar, celebrar o representar a la organización sindical en actos jurídicos que excedan la simple administración, por tal razón, no podrán presentar,  tramitar, ni acordar convenciones colectivas de trabajo, pliegos de peticiones con carácter conciliatorio o conflictivo ni actas convenio”.

José Luis Hernández, y todos los directivos del SUTISS, están, por mandato legal, inhabilitados para discutir la convención colectiva.

Previo a esas discusiones, debe convocarse a elecciones. Es lo que dice la ley.

Gabriel Moreno