Alemania celebra el 30 aniversario de una unificación inacabada

246

ELMUNDO.COM.-Entre las asignaturas que quedan pendientes del proceso de unificación está la inmunización de rebaño contra el virus de la dictadura comunista y la extrema derecha que se propaga en el este del país.

Alemania ha celebrado el 30 aniversario de la reunificación sin pena ni gloria, acotada por las restricciones sociales y sanitarias derivadas de la pandemia del Covid-19 y sin una narrativa común sobre el camino recorrido en estas tres décadas, aunque sí con un llamamiento a la valentía para seguir caminando juntos y un recordatorio relevante del jefe del Estado, Frank-Walter Steinmeier a los colores de la bandera nacional.

«Los colores de la historia democrática alemana son negro, rojo y dorado. Simbolizan unidad, derecho y libertad, y no permitiremos que se mancillen, se abuse de ellos o sean capturados , afirmó Steinmeier en el único discurso oficial de este aniversario. El presidente se refería a las banderas rojas, negras y blancas que manifestantes monárquicos y de la extrema derecha enarbolaron hace unas semanas a puertas del Bundestag en el marco de una protesta contras las medidas por coronavirus del Gobierno. Las movilizaciones negacionistas se repetirán este domingo, pero habrá medidas de protección especiales en torno a la sede del Parlamento.

Más allá de esos hechos, que trajeron a Alemania recuerdos de lo que después resultó ser una tragedia para el país y el mundo, la mención de Steinmeier a la bandera no fue gratuita. Entre las asignaturas que quedan pendientes del proceso de unificación está la inmunización de rebaño contra el virus de la dictadura comunista y la extrema derecha que se propaga en el este del país desde el nacimiento del populismo de partidos como Alternativa para Alemania (AfD). Porque mientras se invertían miles de millones en infraestructura y para mejorar las condiciones de vida de los germanorientales -el 13% del PIB- la partida en educación a los valores democráticos ha sido mínima.
Un proceso inacabado

«No hemos ido tan lejos como algunos esperaban, pero sí más lejos de lo que se piensa», afirmó Steinmeier en la ceremonia oficial de inicio de un proceso que «aun no ha terminado», según ha reconocido el jefe del Estado.

La brecha económica, social y política entre los «Länder» occidentales y germanorientales sigue siendo estructural. Los todavía llamados seis «nuevos estados federados», los provenientes de la RDA, con la excepción de Berlín por su capitalidad, aportan menos a la economía, exportan significativa menos, tienen peores sueldos, pensiones más bajas, una población más envejecida y más rural, con más familias monoparentales y más mujeres jóvenes al frente de ellas. A eso se añade que más del 60% de los germanorientales se sientan ciudadanos de segunda clase en su propio país.

«Todavía hay y seguirá habiendo ‘wessis’ y ‘ossis’ -términos referidos a los alemanes de una y otra parte del país- pero esa diferencia ya no es decisiva», subrayó Steinmeier, que extrapoló la lucha por la libertad y democracia de la población de la extinta RDA a la unidad y valentía que requiere el país para afrontar los retos comunes.
«La diversidad nos hace más fuertes»

«El lema «Wir sind das Volk» (nosotros somos el pueblo) significa hoy «Wir alle sind das Volk» -(todos nosotros somos el pueblo). Los germanorientales tienen su propio sentir, la población rural piensa distinto a la de las ciudades. Cristianos, musulmanes, judíos y ateístas son parte de nuestro país», afirmó Steinmeier y añadió que esa diversidad hace de Alemania un país más fuerte.

Citó como ejemplo la responsabilidad que ha mostrado el conjunto de la población en la lucha contra el Covid-19, una actitud que Steinmeier interpretó como el deseo común de preservar el presente y el futuro. «La pandemia no va a robarnos nuestro futuro. Vivimos en la mejor Alemania que ha existido nunca. Somos un país unido y libre, una democracia fuerte en medio de Europa. Pensemos en eso aunque en esta jornada no haya grandes celebraciones. Estemos orgullosos», fue le mensaje del presidente.

La canciller Angela Merkel, también habló de «valentía», la de todos los que a uno y otro lado del Muro de Berlín contribuyeron a la «revolución pacífica» en la República Democrática Alemana (RDA) y a quienes en el oeste propiciaron el proceso de reunificación. «Hizo falta mucho valor para llegar hasta aquí», afirmó Merkel en un comunicado en el que agradeció a los «socios en el mundo» que «confiaron en Alemania» y no pusieron obstáculos a la reunificación y pidió a la ciudadanía «valentía» para superar los obstáculos presentes y futuros.

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.