“Bolivia o las elecciones que Evo se robó”

0
141

Reinaldo J. Aguilera R.

El pasado 20 de octubre se llevaron a cabo Elecciones en Bolivia, para elegir al presidente y vicepresidente del llamado Estado Plurinacional, también 130 diputados y 36 senadores para el período gubernamental 2020-2025, todo esto luego de que el actual mandatario Evo Morales, obviara el hecho de que ya no debería ser candidato a la presidencia de ese país al perder un referéndum, con lo cual como ocurre en la Venezuela Bolivariana se activó el denominado reeleccionismo implacable, esta vez con apoyo del Tribunal Constitucional Plurinacional, quien falló por una repostulación indefinida, lo que genera un fenómeno que se hace presente en varios países de Latinoamérica.

Para el momento de la redacción del presente artículo, la Organización de Estados Americanos (OEA) realiza una auditoría para determinar si efectivamente hubo alteración de los resultados en el cómputo que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) hizo de los comicios, ante las denuncias de fraude adelantadas por la oposición.

La situación ha generado que definitivamente como resultado de lo que sucede, hay un país polarizado entre los que defienden al presidente y los que quieren su salida mientras denuncian su intención de eternizarse en el poder.

Lo que ocurre en Bolivia no es ajeno a otros países de la región, más aún con respecto al modo de actuar, tanto del referido mandatario como de la autoridad electoral, llama poderosamente que luego del referéndum celebrado en febrero de 2016el cual proponía reformar la Constitución Nacional para permitir un cuarto mandato al presidente y que fue rechazado por la mayoría de los votantes, el Tribunal Supremo Electoral de Boliviano en franco desacato a la voluntad popular, aceptara la postulación de Morales para las elecciones que estaban en ese momento por venir.

Ciertamente todo lo que rodea al proceso electoral Boliviano, al menos en cuanto al cargo de elección popular para Presidente, está muy turbio; en medio de la crisis surgida, el experto electoral de origen Mexicano Arturo Espinoza, jefe de la Misión de la OEA que audita las referidas elecciones, renunció sorpresivamente, el motivo sería no comprometer la imparcialidad de la misma, veremos qué sucede.

Por lo pronto en las calles se mantiene la protesta de miles que señalan el fraude cometido por Evo Morales y sus seguidores, ya hay fallecidos, para poner más aguda la situación, partidarios de Carlos Mesa, candidato opositor, han establecido un lapso de 48 horas para que se defina lo que ocurre, ante lo cual Morales indicó que de arrojar inconsistencias la auditoría está dispuesto a ir a la segunda vuelta.

Clima enrarecido y actuar similar en algunos aspectos de cuando se han celebrado elecciones en Venezuela, eso sí, la diferencia estriba en que aquí el CNE no ha permitido auditoría alguna y a causa de no poder comprobar mayor cosa, los resultados electorales se mantienen y punto, con las consecuencias que vivimos en éstos momentos, que se traducen en 21 años de Chavismo controlando, manipulando y destruyendo todo a su paso.

Es de destacar que, hacia finales del siglo XIX, el gran filósofo alemán Friedrich Nietzsche describió el socialismo como “un asunto desesperado y agrio” y señaló también que, en una sociedad socialista, “la vida se niega a sí misma”, sin embargo, a pesar de sus deficiencias inherentes, Nietzsche predijo que el socialismo se extendería; lo que ha ocurrido en las últimas décadas en múltiples sitios en especial en nuestra Venezuela lo demuestra.

Concluyendo y con los acontecimientos en pleno desarrollo, no es de extrañar que aun yendo a Segunda Vuelta los resultados terminen favoreciendo a Evo Morales, consumándose el robo de unas elecciones que podrían cambiar el rumbo de la nación consentida del Libertador, así de simple y sencillo.

En Twitter: @raguilera68 / @AnalisisPE