“Capriles y la Tercera Vía”

223

Reinaldo J. Aguilera R.

Múltiples analistas sugieren, que fue durante el año 1998, cuando los laboristas Ingleses, los socialistas europeos, los demócratas en Estados Unidos, liberales e independientes en Colombia, y hasta un ex coronel golpista del ejército en Venezuela, se plantearon el buscar una salida a el estancamiento que según ellos mantenía anclada la política en el mundo a modelos ya obsoletos; en ese entonces se hablaba de la necesidad de optar por un camino nuevo, así surgió la expresión y la corriente llamada de la tercera vía.

El término sin lugar a dudas muy atractivo, se prestó para acomodarlo a diferentes situaciones, como venimos diciendo, haciendo hincapié en aquellos países donde existía un bipartidismo consolidado, como el caso de Venezuela, por ejemplo, es así que el concepto de una tercera vía entró como anillo al dedo en el debate entre neoliberales y viejos socialistas como una muestra de la posible solución intermedia a todo lo que sucedía.

Es de hacer notar, que, al interior de los partidos de centro izquierda, la tercera vía es la versión moderna de la vieja social democracia ya existente y partícipe en muchos países; así llegamos a la Venezuela del 2020, desolada, hundida, políticamente paralizada y es ante esa cruda realidad, hace horas y sorpresivamente, el líder opositor, ex candidato presidencial Henrique Capriles Radonski, emitió un comunicado a donde informa las razones de por qué apoya la vía electoral frente al abstencionismo promovido por el autoproclamado Juan Guaidó.

En dicho comunicado, Capriles explica a sus seguidores que “se trata de luchar para lograr condiciones que permitan expresarnos libremente a través de ese derecho sagrado que tenemos que es el voto”, al tiempo que pide a otras fracciones políticas opositoras hacer lo que el pueblo necesita y no lo que dictan algunas matrices de opinión.

En tal sentido y sin previo aviso surgió el escenario impensado hace semanas, desde ciertos sectores de oposición al régimen Castro/Chavista que maneja a nuestra Venezuela en éstos momentos, muchos coinciden con Capriles, otros no tanto, le llaman cobarde y vendido, aunque no se ponen en su lugar, de lo difícil que es sentarse y lograr resultados de parte de quienes no dan nada a cambio.

Es así que Henrique Capriles Radonski asumió el reto y en una jugada al mejor estilo de las reglas de Negociación y Manejo de Conflictos, le manifestó a los venezolanos, que está dispuesto a participar en las elecciones parlamentarias de Venezuela previstas para el 6 de diciembre próximo, mientras trabaja en mejores opciones para salir de la crisis medular en la que se encuentra inmersa la oposición.

Todo lo anterior ocurrió, días después de haber hecho serios señalamientos a la oposición que aglutina Juan Guaidó, que plantea la abstención, en contraposición el dos veces ex candidato presidencial que llamó a participar en los comicios y ha invitado a los ciudadanos a movilizarse en ese sentido, Capriles ha vuelto a señalar errores de liderazgo de Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, dijo que: “La oposición se ha vuelto demasiado predecible para Maduro y esa es una falla que nos está acabando”.

Abrir camino con la cita electoral es la estrategia, planteada, asegura, desde Capriles, dijo que: “Se agotó lo que había, la agenda que se había presentado no dio resultado, por lo que hay que abrir un nuevo camino”, coincidimos con él en cuanto al agotamiento del mensaje y discurso que impulsó Guaidó, el cual no dio los frutos esperados.

Ahora bien, en cuanto al camino electoral, que siempre defendemos y preferimos en lugar de una mortandad producto de una invasión militar para derrotar al régimen, debemos mantener lo dicho con anterioridad, debe haber condiciones ciertas para adelantar la fase electoral, para que la gente acuda a las urnas a expresar su voluntad, para que ésa voluntad sea respetada y los resultados aceptados por todos.

Ante lo anterior, solo podemos decir que cualquier alternativa en la que se logre un avance es positiva, quizás se posponga el evento electoral y se mejoren las condiciones, pero lo lamentable es la urgencia con que se necesitan cambios, la Venezuela de hace 23 años no existe, el aparato productivo tampoco, la principal industria que mantenía estable la economía tampoco, se llame tercera vía o quinta columna el asunto es que funcione y que lo haga ya, así de simple y sencillo.

 

@raguilera68/@AnalisisPE

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.