Cicpc desarticula banda dedicada a la estafa electrónica

0
208

El Universal/Carlos D’Hoy.-Funcionarios adscritos a la División de Delitos Electrónicos del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) desarticuló una organización criminal que había logrado estafar a más de 250 personas bajo la modalidad de la oferta de dólares suplantando la identidad de los dueños de cuentas en las principales redes sociales.

La organización criminal desarticulada fue identificada por el director del Cicpc, comisario Douglas Rico, como la Banda de “El Breggy”, quien valiéndose de una falla de seguridad que tienen el servicio de correo electrónico de Hotmail, logró apropiarse de más de tres mil cuentas de correos electrónicos, con las cuales se apoderaron de las cuentas en redes sociales de sus víctimas.
Luego de apropiarse de las redes sociales, le enviaban a los contactos de las personas, un mensaje en el que le informaban que el dueño de la cuenta había cambiado de número de teléfono y una vez sus amigos cambiaban el número, establecían contacto vía Whatsapp.
Asi comenzaba la estafa, al ofrecerles la venta de divisas, cuando los amigos realizaban la transferencia del dinero, los estafadores rompían todo contacto con las víctimas.
De esta manera, la banda estafó millones de bolívares y dólares en todo el país.
Los integrantes de la banda quedaron identificados como Bregy Nicomedes Valera Cermeño (24), jefe de la banda, su lugarteniente José Leonardo Núñez Aulacio (22), capturados en Los Teques y Caracas, además fueron detenidos Jonairina Karina Maldonado de Yedra (31), Sabino Antonio Torres Borjas (50) y Winston Jesús Serrudo Monsat (49) quedaron arrestados en Maracaibo mientras que María Alejandra Trejo Briceño (20) y Ricardo Alejandro Rivas González (21) cayeron en manos de los organismos policiales en Trujillo.
El director del Cicpc recomendó a la ciudadanía no abrir correos electrónicos que provengan de desconocidos.
Además indicó que cuando algún conocido le ofrezca a través de las redes sociales, negocios como cambio de divisas, venta de vehículos, o inmuebles, que constaten que se trata de su amigo real, y no de alguien que está suplantando su identidad, antes de hacer cualquier desembolso, “no se confíen en que conocen a la persona, siembre verifiquen llamándolo a su casa o a otro número que tengan de él, ya que en muchas oportunidades la estafa se basa en esa confianza”.
Recomendó que cuando reciba una oferta sospechosa, la denuncie ante las autoridades policiales, “es mejor prevenir que lamentar”.