Ciudad Guayana desolada antes y después del Coronavirus

0
196

Humberto Martí E.

Ciudad Guayana,  integrada por dos urbes como San Félix y Puerto Ordaz. Una llamada Puerto de Tablas invadida y saqueada sopotocientos veces por los piratas ingleses, holandeses, y españoles, en tiempos de la colonia.

La otra, Puerto Ordaz,  fundada hace un poco más de 60 años,  los norteamericanos de la Orinoco Mining (Ferrominera Orinoco),sembraron la semilla del desarrollo, quiénes aprovecharon las riquezas de sus montañas de hierro, bauxita, y otros minerales   que utilizaron para construir sus grandes ciudades, pero dejaron mucho.

Es una ciudad planificada a partir de un concepto desarrollado por un equipo de profesionales venezolanos liderado por el general Rafael Alfonzo Ravard, militar, ingeniero y empresario venezolano que tuvo una brillante y destacada carrera como funcionario de la administración pública y ocupó, entre otros cargos, las presidencias de  Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y la Corporación Venezolana de Guayana (CVG)

Bajo su presidencia, la CVG firmó un acuerdo con el Joint Center para Estudios Urbanos del Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Harvard para la asistencia técnica en el desarrollo y planificación de un nuevo y vanguardista núcleo urbano.

El  2 de julio de 1961, el presidente Rómulo Betancourt colocó la primera piedra de lo que es hoy Ciudad Guayana, una urbe que al crecer no solo ha ido abarcando pequeños poblados aledaños, sino también a sus “hermanas” mayores, las ciudades de San Félix y Puerto Ordaz.

Después en tiempos del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, con el aumento de los precios petroleros, se da un auge industrial, con las ampliaciones de las plantas en Sidor, el aluminio, bauxita, la nacionalización del hierro, la ciudad crece vertiginosamente,  en especial Puerto Ordaz.

En tiempos de Sucre Figarella , se construyen la carretera hasta Santa Elena de Uairén y hasta Boa Vista, las represas Macagua 2 y Caruachi, autopistas, y muchas viviendas, Puerto Ordaz era ejemplo de desarrollo planificado, ampliaciones de las planta de aluminios y hierro, las Briqueteras, y todo un conglomerado de pequeñas y medianas empresas, que hoy día son cascarones vacíos.

Guayana en tiempos de Chávez y del Covid-19.

Atrás quedaron los tiempos de auge y desarrollo de Ciudad Guayana y de todo el estado Bolívar,  ya en el último gobierno de Rafael Caldera,  ya la curva  del desarrollo comenzó a estancarse y bajar.

Vino mucha  gente de todas partes del país, y del extranjero también, muchos de ellos o sus hijos  regresaron a sus ciudades  o países de origen, ante la situación.

Ciudad minera

No vamos a describir todo  el desastre ocurrido en Guayana,  en estos veinte años de gobierno “rojo rojito”, porque al difunto no se  le ocurrió mejor idea que  dejar de sucesor a Maduro, un sindicalista del Metro, con postgrado en destrucción, mejor dicho, en comunismo, que es peor que el corona virus de Wuhan.

Hoy Ciudad Guayana y sus empresas básicas están apagadas, o muy  baja su producción, no hay industria privada de ningún tipo y las que hay sobreviven, y las pocos que hay, llámese ganaderos, comerciantes, hacen maravillas y hay que felicitarlos o hacerles  una estatua.

Hoy Ciudad Guayana  parece  un cementerio,  sus habitantes  sobre todo en Puerto Ordaz, solo salen para comprar lo necesario para subsistir hasta que pase esta pandemia.

Yo de verdad reconozco al gobernador Justo Noguera por el trabajo que viene realizando  para evitar que el Covid-19 se expanda por la región, porque la realidad es que no hay hospitales, ni la capacidad necesaria para enfrentar esta pandemia en Guayana, donde el ochenta por ciento de su población es pobre, con  tres hospitales  colapsados, y sin los recursos médicos necesarios para atender a sus ciudadanos  que están duramente afectados por otro virus tan letal o peor como Covid-19,  como  es el V-PSUV-21“, que no han encontrado el antídoto para abatirlo, porque son muy malos estratégas, y recuerde gobernador: ” Chávez murió, no vive”.