Cómo el gobierno podría llegar a la vicepresidencia de la AN

0
114

La oposición no tiene nada más que ofrecer. El gobierno sí. Y mientras el 75% del país rechaza a unos y a otros, gobierno y oposición, porque están cansados y muchos venezolanos lo que quieren es paz y comida, no solamente circo, casi culmina 2019 y no ha habido avances en el país. Al contrario, sólo hemos retrocedido.

Ahora hay que sacar las cuentas para entender de qué modo el oficialismo podría llegar a la vicepresidencia de la AN.

La cuenta es muy fácil. La primera fuerza es  la oposición, conformada por cuatro partidos. PJ (27); AD (25); VP (17) y UNT (16).

La segunda fuerza es el oficialismo y sus satélites que conforman el Gran Polo Patriótico.

La tercera fuerza es la suma de los poquitos o minorías integradas por Movimiento Progresista (2); Copei (2); Proyecto Venezuela (1); Cuentas Claras (1); Encuentro Ciudadano (1);  Camina (1); Cambiemos (6); Avanzada Progresista (2); Disidentes del chavismo (3); Convergencia (1); Vente Venezuela (1); Independiente (1); Fracción 16-J (3); Causa R (3); Prociudadanos (2) y Movimiento por la democracia y la inclusión (1).

De este último grupo hay que excluir a la Causa R y a Vente Venezuela, pues ambos aunque no son asumidos por las grandes mayorías tampoco están con este quinto grupo.

Sacar  cuentas

El primer presidente de la AN fue Henry Ramos (AD); el segundo fue Julio Borges (PJ) quien salió antes de culminar su período porque sería detenido por el gobierno de Maduro; el tercer presidente fue Omar Barboza (UNT) y el cuarto Juan Guaidó (VP).

Le correspondería ahora a la quinta fuerza donde la organización con más votos es Cambiemos, casualmente el partido donde está Timoteo Zambrano, la voz cantante de la organización.

Ahora hay que sacar cuentas. La gran mayoría de la oposición ha mermado en fuerzas gracias al trabajo de hostigamiento que ha hecho el gobierno.

En AD estaba preso Edgar Zambrano quien ya fue liberado y se reincorpora a sus labores. El PJ justicia ya no hay 27 votos, hay menos porque empezando por Julio Borges quien está fuera del país y algunos otros diputados, ya no tienen votos sino de los suplentes.

En el caso de VP el que no está preso lo andan buscando. Hay que citar el  caso Juan Requesen, (sin sentido ni lógica, porque él no estuvo involucrado en el atentado del  4A del 2018 contra Nicolás Maduro y eso lo saben ellos. Lo único que puede justificar este encierro y humillación es que hayan pedido ese favor sus adversarios de oposición).

A esas pérdidas hay que sumar los 3 diputados de Amazonas que nunca pudieron representar a sus electores porque aunque el gobierno se empeña en asegurar que actúa ajustados a derecho, el derecho que aplican siempre está un poco torcido y abusan de su posición de dominio.

En fin, los números podrían ser: AD con 25; UNT con sus 16 votos; VP con 14 votos o menos; y PJ con 20 votos, o menos.

En el caso de la Causa R si no se logra la liberación de Américo De Grazzia, sería el suplente de Américo y de la diputada de Aragua, Marianella Magallanes. El primero vive un encierro dorado en la embajada de Italia y la segunda se marchó del país. Los números de la oposición al final serían entre 70 y 75 votos.

Cuántos tiene el gobierno

El oficialismo tiene 55 votos duros. Allí nadie está asilado o perseguido. Es posible que hayan cambiado de bandos algunos pero la disciplina interna en el Psuv es real y nunca juegan carritos para hacer regresar al redil a los descarriados o en todo caso, convocan al suplente.

Hasta el diputado que murió, electo por Aragua, ya tiene activado a su suplente como principal.

A eso hay que agregar la minoría de oposición que suscribió una serie de acuerdos con el gobierno en la Casa Amarilla el lunes de esta semana que culmina.

Esa minoría controla por lo menos 23 votos y esos más los 55 del gobierno hacen 78 votos.

La mitad de 167 es 83 u 84. Sobre esa base se obtendría el quórum para designar a las autoridades de la AN y el gobierno junto con esa pequeña minoría de oposición puede lograrlo.

Difícil la tiene la oposición que antes de sentarse a sacar cuentas decidió atacar, ofender y denostar hasta el cansancio, vía redes sociales y medios de comunicación a esa pequeña minoría que está en justicia ejerciendo su derecho a presidir la AN.