Con los ojos bien abiertos

0
120

Gregorio Lombardi Disio

La intolerancia visceral, el desconocimiento del otro, la imposición a rajatabla de una única verdad y las expresiones de odio son, para algunos, señas de compromiso democrático cuando lo único que expresan son trastornos de conducta.

Quienes actúan así, considerándose “demócratas”, se han convertido en seres horrendos que han hecho de las redes sociales un paredón para liquidar a cualquiera que se atreva a pensar distinto. Quizás no comprendan que esta conducta no hace sino fortalecer la polarización y alentar el conflicto y la violencia.

Pero estemos claros, cualquiera puede terminar devorado por este monstruo. Por eso de ninguna forma puede alentarse este despropósito, más bien todo lo contrario: La conciencia democrática y civilizada se encuentra en el deber de aborrecer y arrinconar esta nueva forma de barbarie.

Comunistas, vendidos o traidores son los insultos más recurrentes. No valen razones ni argumentos. No tiene sentido explicación alguna. No hay manera de dialogar.

Ayer fueron los diputados que con legítimas razones votaron por una propuesta opositora alterna para dirigir la Asamblea Nacional, enfrentándose al cogollo que tiene décadas cómodamente instalado en la jefatura de sus maltrechos partidos. Hoy, es cualquier venezolano que no esté apoyando a Donald Trump en su aspiración de reelegirse.

Con el tema de los “venezolanos pro Biden” se ha desatado una dura confrontación en el seno de la oposición, que busca posicionar a un grupo sobre otro en las preferencias de quien gane las elecciones de Estados Unidos para seguir recibiendo ayudas y financiamiento. Mientras tanto, que Maduro siga en Venezuela haciendo padecer a los venezolanos.

La verdad es que hoy la oposición luce mucho más fragmentada y perdida en el laberinto de sus apuestas particulares. Pero dado que en política no existen vacíos, más temprano que tarde surgirá una nueva conducción que haga su trabajo construyendo un nuevo esquema de representación política. Debemos esperar con los ojos bien abiertos.

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.