Del ataque con drones pasando por Altamira hasta la invasión de Macuto y IV

0
198

Carmen Carrillo

Tanto Diosdado Cabello como Nicolás Maduro se expresan en términos poco amables sobre Patricia Poleo, periodista venezolana que vive en Miami desde hace muchos años.

Según el Jefe del Estado, él “se enteró de lo que estaba pasando por el programa del domingo 3 de mayo de este año en el que Patricia Poleo entrevista a Jordan Goudreau en Miami”.

Nosotros salimos a decir la verdad. Nosotros conocimos una entrevista hecha desde Miami por una periodista  prófuga de la justicia venezolana, Patricia Poleo,  donde entrevista a un personaje del  mundo  de los mercenarios de los encargados de la guerra sucia, de los crímenes por parte de Estados Unidos,  con esta modalidad que se inició en Libia, Siria, Irak, de hacer la guerra a través de contratistas, dijo el lunes.

Estados Unidos inventó un sector policial privatizado, “a quienes le dan la tarea de hacer violencia, de asesinar personas en el mundo”.

Continúo Maduro: En Estados Unidos se ha privatizado la guerra, la desestabilización de países se le entrega al sector privado.

“Entonces, salió este ciudadano de nombre Jordan Goudreau, 45 minutos hablando. Yo jamás pierdo mi tiempo para hacerle seguimiento, pero la entrevista de ayer era muy importante, pues este jefe de Silvercorp, organizador de la seguridad del concierto de Cucutá, dio unas declaraciones reconociendo la firma de un contrato donde un grupo de apátridas venezolanos, acordaban pagarle un monto de millones de dólares para que preparara una fuerza de terrorista  y viniera a matar a Maduro”.

El presidente de Venezuela refirió que Goudreau denunció que fue estafado por la dirigencia de oposición, cosa que jamás le había ocurrido y los denunciaba porque nunca en su vida lo habían estafado como lo hizo esta dirigencia de oposición, firmaron los contratos y no pagaron.

“Así se ha degradado la oposición al privatizar el complot, convertir en una estafa sus intenciones criminales, buscar el asesinato de sus adversarios políticos”, acotó Maduro.

Afirmó el mandatario venezolano que Jordan Goudraeu dijo que la operación había sido un éxito, que estaban dentro del país, contaban con el respaldo de las FANB, del pueblo, que se peleaba en 17 sitios distintos.

Preguntó Maduro: “¿Fue engañado por la oposición? Este señor miente descaradamente, y los grupos enfermizos de las redes sociales, inmediatamente le dieron cabida”.

Medias mentiras y medias verdades

Hay algunas contradicciones de forma en lo dicho por Maduro y por Diosdado. Maduro afirma que se enteró de la incursión militar por Jordan Goudreau en la entrevista del domingo 3 de mayo pero Cabello asegura el 28 de marzo de este año en el programa 294 “que le hacían seguimiento a estos mercenarios desde hace por lo menos seis meses”.

Maduro también dijo que durante la operación militar esperando a los mercenarios que llegaban por Macuto, “la noche estaba oscura” cuando la verdad era que había luna llena.

En fin, son detalles pequeños que revelan la inteligencia maligna de quienes nos gobiernan pero que en ningún caso justifican las acciones de la oposición.

Tanto Maduro como Diosdado Cabello tocaron en sus intervenciones realidades que no sólo los afectan a ellos sino que le hacen daño al país entero.

Hablaron de grupos de odio en las redes sociales que destruyen mediáticamente a cualquier persona pero que también inventan mentiras para hacerlas pasar por verdades.

Lo que no dijeron Maduro ni Diosdado Cabello es que el trasfondo de la Operación Gedeón es una guerra a cuchillo entre grupos de influencers fuera del país. Es un enfrentamiento entre Patricia Poleo, Ibéyise Pacheco y Alberto Federico Ravel.

Patricia Poleo formada en la escuela del viejo periodismo trabaja sola y caza sus batallas sola mientras Alberto Federico Ravel funciona con todo el equipo de Globovisión que  él formó cuando dirigía ese canal.

Esos dos grupos de influencers aparecen vinculados a la Operación Gedeón al igual que la dirigencia de oposición señalada por los mercenarios y por los militares capturados.

Es una situación grave, para ellos, para el país, para la libertad de expresión, para los medios de comunicación, y para los políticos porque el gobierno hábilmente usará todos los elementos de la Operación Gedeón para someter aun más a los venezolanos.

No hay forma que el gobierno diga que no somete a la gente pues lo que se vive a diario en Venezuela es terrible pero lo que hicieron estos dirigentes de oposición y los influencers no es muy distinto a lo hecho por el gobierno.

Ojalá y después de esta situación en el país podamos salir de esa forma de hacer política y de esa forma dañina de hacer periodismo que en el fondo es un atentado contra la libertad de expresión, el derecho más importante después del derecho a la vida.

El gobierno como todo régimen autoritario quiere la homogenización del pensamiento y que nadie se salga del carril mientras la oposición aplica la misma receta también en nombre de la libertad de expresión y si para ello debe mentir lo hace con una tranquilidad pasmosa.

Sólo hay que ver, escuchar o leer el grupo de medios que manejan en varios países y como sus influencers cuentan mentiras, destruyen reputaciones o silencian situaciones sin sentir el más mínimo remordimiento.

El gobierno de Maduro es malo pero el gobierno de ellos seguro sería peor porque sin haber llegado a gobierno ya lo han demostrado.

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.