Descubren a miembros del Faes, GNB y fiscales que actúan como servicio privado para detener personas/ Parte I

0
1094

Elinor Guzmán, representante de la Comunidad Humanitaria Internacional  para la defensoría de los Derechos Humanos, nunca se imaginó que terminaría presa, junto a un compañero abogado, en la celda que tiene el Faes en el antiguo Hotel Intercontinental Guayana o Venetur, al descubrir que el hombre con quien había compartido casi 9 años de su vida tenía otra mujer.

Por supuesto, eso no es noticia, si le montan cacho hasta a Kathy Perry o a las Kardashian o a Jennifer López. No. Ese no fue el problema.

Pero ella aun no entiende qué fue lo que hizo que su ex pareja Jesús Indriago movilizara a funcionarios de las Faes, a un fiscal del ministerio Público con competencia vehicular y municipal y a un sargento de la GNB, destacado en el hospital Militar para hacer que se la llevaran presa a ella y a un compañero abogado como si se tratara de dos peligrosos delincuentes.

Este caso forma parte del ámbito privado de dos personas pero muestra lo que muchos sospechan que muchas veces funcionarios públicos trabajan como bandas dentro de las instituciones del Estado  y prevalidos de su posición de dominio atropellan a los ciudadanos, caso que parece ser éste.

Elinor se dio cuenta que Jesús Indriago, quien hasta ese momento se había comportado como un caballero y siempre fue amoroso con ella, tenía otra mujer.

Los problemas comenzaron cuando se inició la pandemia pero claro, mujer suspicaz, logró darse cuenta que había una tercera persona.

Ella fue a conocer a la nueva pareja de su marido. La mujer le dijo que era evangélica que tenía 8 meses con Jesús y que se iban a casar en la iglesia evangélica donde ella escuchaba la palabra de Dios. Porque Jesús Indriago era pastor evangélico. Eso lo descubrió después de nueve años Elinor, hablando con la nueva pareja del ahora ex marido.

Elinor no creía lo que estaba oyendo pero anunció su retiro del trío. El único mensaje que le dejó a Indriago con su nueva mujer fue que por favor le devolviera  la identificación de comisionado de Derechos Humanos porque Elinor había logrado que a Jesús Indriago le dieran una credencial. Además aunque Elinor y Jesús tenían casi nueve años juntos y viajaban mucho, salían mucho, porque él con ella era mundano, cada quien vivía en su casa.

Al día siguiente de ese encuentro ella se fue a casa de unos amigos a hacer un curso sobre criptomonedas.

Jesús Indriago comenzó a llamarla en medio del curso de criptomonedas y uno de sus compañeros dándose cuenta que ella estaba incómoda le preguntó qué pasaba y ella le contó.

El compañero de apellido Guevara que conoce a Indriago se ofrece para hablar con el ex marido y de hecho ellos hablan y se ponen de acuerdo para así Indriago hacer entrega de la credencial.

Indriago anuncia que estará allí en horas de la tarde entregando la credencial porque él conocía al dueño de la casa pues gracias a Elinor también había estado en ese grupo.

Pero quienes llegaron a  esa hora fueron funcionarios tipo comando del Faes quienes sacaron con violencia a Elinor de su casa y se llevaron también al compañero de Elinor con quien Indriago había quedado de acuerdo para entregarle la credencial de comisionado de Derechos Humanos.

Mientras los participantes del curso y dueños de la casa donde se dictaba el curso estaban en shock y no entendía qué pasaba pues el despliegue de fuerza fue como si se estuvieran enfrentando a uno de los más buscados de la operación Gedeón.

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.