Eddwin Solórzano se declara inocente por los 104 kg de oro incautados en su avión

0
394

El empresario venezolano Eddwin Solórzano declaró sobre lo acontecido con su avión retenido en la ciudad de Miami, procedente de Caracas contentivo de 104 kilos de presunto oro.

Solórzano, quien además se identifica como único dueño de la mencionada aeronave, manifestó mediante entrevista telefónica, que se encuentra actualmente en los Estados Unidos vinculado a sus proyectos en la industria de la música y el espectáculo, en los que está enfocado desde marzo de 2018.

Aseveró que desconocía la carga que traía su avión y que lamenta que el piloto Víctor  Fossi, esté actualmente privado de libertad, en espera de juicio por motivo de ser el presunto responsable de dicho acontecimiento.

Agregó que el procedimiento fue realizado por las autoridades de aduana y no por el FBI, como versionaron algunos medios de comunicación, y aprovechó la oportunidad para explicar que la antigua propietaria de la aeronave, Mónica Briceño, declaró no ser la dueña del avión en cuestión, y que en efecto es totalmente cierta la declaración, ya que legalmente el empresario Solórzano es el único dueño.

El abogado Solórzano consideró necesario aclarar su posición ante sus empleados, familiares, y opinión pública con relación a las diferentes noticias publicadas en portales informativos del país que desacreditan su imagen sin pruebas y que le vinculan con el caso del oro.

“Es importante para mí como venezolano y emprendedor limpiar mi nombre de los múltiples comentarios a través de las redes sociales y las diferentes noticias en las que fue utilizado de forma negativa y ser víctima de acusaciones sin prueba alguna”, puntualizó Solórzano.

Como se recordará el 20 de septiembre de este año la aeronave  Cessna Citation II, matricula YV3325 fue detenida en Opalocka por alguaciles federales cuando al realizar una inspección detectaron que en la punta del avión, conocida también como nariz, había unos tornillos sueltos. Cuando lo revisaron encontraron los 104 kilos de oro y no 209 kilos como se dijo originalmente.

El avión fue reportado en esa ocasión como propiedad de Mónica Briceño, quien aclaró que dicha aeronave fue vendida en junio de este año a una empresa de Anzoátegui. Ahora el abogado Edwin Solorzano precisa que el dueño de la nave es él y que no tenía idea de que esa carga venía en la aeronave.