El humor, una herramienta del cerebro para combatir el aislamiento por coronavirus

0
223

elpaís.com.-La risa relaja los centros del cerebro que controlan la toma de decisiones, la resolución de conflictos, los estímulos adversos. La oleada de humor que nos invade estos días, en redes sociales, es buena para el cerebro porque reduce el estrés y ayuda a pasar el confinamiento, el humor puede ser un antídoto ante la incerteza que provoca aislarse.


Se han detectado más de cuarenta áreas del cerebro que se activan cuando las personas están en situación de desconocimiento e incertidumbre, Pixabay

La pandemia de coronavirus genera incertidumbre, que es la situación que peor lleva nuestro cerebro, señalan los neurocientíficos, por eso, la oleada de humor que nos invade estos días es buena para este órgano porque reduce el estrés y ayuda a pasar el confinamiento.

El director del departamento de Psicobiología del Instituto de Neurociencia de la Universidad Autónoma de Barcelona, Ignacio Morgado, y el científico titular del Instituto de Neurociencias de Alicante, Luis Martínez, hablan con Efe del efecto en el cerebro del humor, el confinamiento y la solidaridad en tiempos del COVID-19.

Los móviles reciben cada día decenas de chistes sobre el coronavirus que nos arrancan una sonrisa y, “aunque no todo el mundo tiene la misma capacidad de reírse”, el humor “puede ser un antídoto ante la incerteza que provoca el miedo. En ese sentido sea bienvenido el humor y la risa”, dice Morgado.

 Cuidar la salud mental en tiempos de coronavirus

Neurocientíficamente -indica- se ha comprobado que “una de las cosas que peor soporta el cerebro humano y que genera más emociones negativas es no saber lo que va a pasar”.

Se han detectado más de cuarenta áreas del cerebro que se activan cuando las personas están en situación de desconocimiento y además -agrega- “tiendes a imaginar lo peor”, por eso “resistimos mejor las malas noticias”, contrastadas y veraces, que la incertidumbre que “no sabemos dónde nos lleva”.

Cuando el cerebro carece de certezas “acumula tensión” y necesita una válvula de escape. “Ahí entraría el humor” que es bueno para ese órgano porque libera y reduce estrés -destaca Martínez- y además ayuda a “superar esta situación de confinamiento y de incerteza”, agrega Morgado.

La neurociencia ha empezado a saber “un poquito más” sobre el humor en este siglo, gracias a las nuevas técnicas de imagen, para conocer qué áreas del cerebro activa, apunta Martínez.

El humor activa “muchas zonas relacionadas con la recompensa y el control emocional” en la corteza prefrontal, que se relacionan con “una sensación interna de placer”, la cual -explica- “seguramente esté actuando sobre el sistema de endorfinas”.

Además, “se supone” que actúa relajando los centros del cerebro que controlan la toma de decisiones, la resolución de conflictos, los estímulos adversos, por eso, “en teoría, mejora el estado emocional”.