En total abandono escuelas del municipio Roscio

0
164

Prensa DG.-Hoy nuestros docentes no se presentaron al aula, debido a la fuerte crisis que padece el país y debo de señalar que este gremio hoy es el peor pagado en toda Latinoamérica, aseguró Darío Graffe, dirigente político del municipio Roscio.

Afirma que la crisis educativa toca todos los  cimientos pero la resume en infraestructura, mantenimiento,  alto costo de útiles y uniformes escolares, falta alimentación u transporte escolar.

Todo ese “cóctel” incide negativamente en régimen de permanencia escolar por lo que hay mucha deserción -denuncia.

En su visita por distintos recintos educativos, Graffe, también dirigente juvenil de Roscio, aseguró que el gobierno municipal, brilló por su ausencia en este nuevo año escolar.

“Las escuelas quedaron a merced del hampa en el periodo vacacional. El regreso a clases estuvo vacío, mucha ausencia de niños y niñas y esto se debe que los mismo hoy no cuenta con uniformes ni lista escolares ya que están por las nubes “, aseguró el líder juvenil.

Nuevo año escolar

Al hacer a lo que pudiéramos llamar una radiografía sobre el inicio del nuevo año escolar en los planteles de  Roscio, Graffe fue categórico: “este arranca con las escuelas en total deterioro, falta de mantenimiento y acondicionamiento de espacios y algo sumamente delicado como es la falta del vital líquido  en sus instalaciones para la higiene del mismo estudiantes, educadores y trabajadores”.

“Esta vez las autoridades educativas y los que hoy usurpan el poder están entretenidos en la politiquería mientras la educación se cae y la deserción estudiantil aumenta. Llegó la hora que dejen a un lado la política y de verdad se ocupen de invertir en la educación y sembrar en el futuro, nuestro municipio tiene años que no se invierte tan solo una puya.  Un país sólo avanza con educación”, expresó Graffe.

Situación educativa

“Para muchos padres”, denunció el dirigente de juvenil, “se les hizo muy difícil enviar sus hijos a clases por la situación económica y crisis social que padece nuestro país”.

Graffe comentó que pudo conversar con varios padres y representantes de niños en las escuela de Guasipati y otras comunidades de Roscio y enfatizaron que debido a la crisis económica que enfrentan, muchas familias no pudieron enviar sus hijos devuelta a clases

Alto costo de útiles y uniforme escolar

Graffe dijo que el regreso a clases para los padres estaba costando alrededor de 100 “$”  entre útiles escolares y uniforme de los niños.

Aseguró el dirigente juvenil nativo de Guasipati, que “para una niño de preescolar entre uniformes, útiles y textos escolares, un representante puede gastar 50 a 60 “$”, o hasta más, mientras que para un niño de educación básica se debe contar con 80 a 100 “$” para poder comprar entre útiles, textos y uniformes”

“La cosa se pone aún más caótica para los padres que tienen hijos cursando educación media y diversificada, que tienen que gastar en la compra de útiles, textos escolares y uniformes un total alrededor de 150 “$”, lo que sin duda alguna incide en el incremento de la deserción escolar” denunció Graffe, quien se preguntó ¿cómo hacen las familias que hoy se encuentran desempleadas sin ninguna oportunidad de echar para adelante?

Este gobierno usurpador nos quitó las oportunidades de surgir y seguir adelante “, consignó Graffe visiblemente preocupado por el asunto que afecta a cientos  de  familias en su municipio (Roscio) y toda la zona sur de Guayana porque en estos pueblos ya no se habla de BsS si no de oro o dólares, cayendo en total anarquía.

Sin PAE las escuelas

“Para colmo”, Graffe también se refirió a algo que él considera como muy sensible y que igualmente incide en el régimen de permanencia escolar, como es  Programa de Alimentación Escolar (PAE);al que ahora le cambiaron el nombre por SAE (Servicio de Alimentación Escolar), “que también brilló por su ausencia.

Las neveras se encuentran vacías, y esto es obra de la crisis en la  que nos tiene Nicolás Maduro sumergidos, en abandono también, y para colmo se atrevió a restringir los alimentos a nuestros hijos en las escuelas, dijo.

Los representantes tienen que hacer de las suyas y dejan de comer para enviar a sus hijos a los planteles educativos, acotó.

“Es inaudito que el regreso a clases sea un viacrucis para los  guasipatenses”, aseveró Graffe.

Sin transporte escolar

Denunció Graffe que “los maestros y niños de escuelas rurales, como Camature, Cabeza Mala, El Miamo, Cintillo y otras zonas rurales de nuestro municipio se encuentran a la deriva en este regreso a clases porque no hay unidades de transporte escolar que pueda llevarlos y traerlos.

“El pasaje del transporte está alrededor de 10 mil bolívares por el alto costa de la vida y la crisis del combustible en nuestro municipio, lo cual da una idea sobre la dimensión de la crisis educativa en el municipio Roscio”

Sueldo de hambre

“Solo pensar que esto ocurre en todo el estado Bolívar, nuestros valientes maestros, hoy atraviesan por una situación muy compleja y me solidarizo en sus luchas reivindicativas por una mejor salarial, es injusto que un forjador de futuro con maestrías y diplomado hoy solo devenga un sueldo de 100 mil bolívares que eso equivale a 5″$” fraccionado al mes, cómo hacen para mantener su familia” expresó.

Si ellos también tiene hijos que enviar a la escuela, liceo y universidades, están a la deriva sin zapatos e insumos para laborar, advirtió Graffe.

Fue determinante al denunciar que “los niños y maestros dejan dejaron de hoy ir a clases porque no hayan cómo movilizarse en estas zonas rurales.

Los maestros rurales pudieron comentarme que no cuentan con el apoyo de las autoridades municipales ni educativas, el sueldo que ganan no les alcanza para pagar diario un transporte que los lleve y los traiga al municipio, un verdadero desastre la educación en Roscio.

Para finalizar, el dirigente juvenil y habitante de Guasipati, Darío Graffe, aseguró que ‘le pondremos un freno a este caos en materia educativa y esto pasa por el cese de usurpación, cuando tengamos devuelta un gobierno que invierta en la educación y sus maestros.

“Nadie me va a echar cuento de la situación educativa ni menos la grave situación que hoy padecen nuestros educadores, soy hijo de una educadora y conozco a raíz lo que han venido pasando nuestros maestros, que han dado todo por seguir forjando el futuro de nuestro municipio. Llegó la hora de cambiar la realidad a nuestro pueblo, de cambiarla la política por más futuro”, concluyó.