“Exigimos $500 por venta de chatarra de Alcasa para cada trabajador”

540

(Prensa CVG ad hoc).-El socialismo del siglo XXI es como la marabunta, destruye todo a su paso, sin medir las consecuencias de sus acciones ni a quienes se lleva en el camino, así describieron el Ingeniero Enrique Castells, Presidente de CVG ad hoc y los miembros de la Junta Administradora Ad Hoc, la realidad de la empresa CVG Alcasa, cerrada por aniquilamiento.

Destacó el Ing. Castells, que, pese a las inversiones realizadas, superior a los $600 millones, fue imposible detener su destrucción y con ella el bienestar de cada uno de los 4 mil trabajadores que conforman su nómina y que, pese a las adversidades,  aun luchan por mantenerla en pie hasta el final.

Hizo hincapié en el derecho que tienen todos los 60 mil trabajadores que integran la Corporación Venezolana de Guayana y cada una de sus empresas filiales, de percibir las regalías que genere la venta de las líneas 3 y 4 de CVG Alcasa, en el corto plazo.

Por ello, desde CVG ad hoc “proponemos la asignación a cada trabajador de $500, para resarcir todos los derechos y beneficios contractuales que le fueron arrebatados y eliminados, como un sueldo digno y no $2 al mes, el HCM, la escolaridad para sus hijos, utilidades, cesantía y una jubilación digna”.

Instó a todos los trabajadores, unidos en una sola fuerza, a impedir la salida de los camiones con la chatarra de las líneas 3 y 4 de la  empresa, hasta tanto se conozca el producto final de la venta y, de ese total, lograr la aprobación de los $500, como una bonificación que compense el arrebato y aniquilamiento de los derechos laborales.

Depredación financiera

El presidente de CVG ad hoc, el Ingeniero Enrique Castells detalló que el gobierno nacional realizó inversiones por el orden de los $600 millones para la reactivación de CVG Alcasa, además de la correspondiente para la compra de un nuevo laminador, con un empresa china, que nunca lo entregó oficialmente.

“De haber recibido y activado ese laminador, que es un producto con un alto valor agregado, la empresa estaría activa, por cuanto la chatarra de las líneas 3 y 4, que hoy pretender vender, podría fundirse y servirle como materia prima para generar mayores ingresos, pero es más fácil ser una marabunta que un buen gerente”, sentenció Castells.

Con respecto a las dos líneas, subrayó Castells, que de estar activas, como actualmente lo están en el mundo entero, estarían generando 170 mil toneladas de aluminio primario, con ventas por el orden de los $350 millones anuales, recursos suficientes para reflotarlas, pero en Venezuela es imposible, por la carencia de muchos factores.

Lamentó que la inversión realizada  para levantar esta importante empresa  se haya perdido y ahora solo queden residuos de chatarra de la única empresa del sector aluminio que estaba en mejores condiciones de operatividad.

*Louis Reynolds y el aluminio*

L a visita de Louis Reynolds, fundador de Reynolds Group Holdings, a Ciudad Guayana, fue fundamental porque vio el extraordinario potencial existente en las aguas del parque La llovizna, las comparó con gotas de aluminio río abajo, dando pie a las autoridades nacionales para impulsar la consolidación del emporio industrial del aluminio en Venezuela.

La participación, para esa época de Reynolds International Aluminio, como inversión privada fue de 50% y el otro 50% fue del Estado y el mayor valor que posee esta empresa es el papel aluminio, por su alto valor agregado.

CVG Alcasa posee plantas procesadoras de aluminio no solo en Puerto Ordaz, sino también en Guacara y cuenta con Alunasa, Costa Rica, que pertenece a esta factoría, mencionó  Enrique Castells, presidente de CVG ad hoc.

Para finalizar aseguró que recuperará Cvg Alcasa para hacerla mejor y más productiva en todas sus áreas para beneficio del país, del sector industrial, los ciudadanos y sus trabajadores.

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.