Gobierno ordena cazar a todos los de la «sublevación» del 30 de abril

0
463

El gobierno inició lo que se considera normal: Ir tras los «golpistas» para ello el Fiscal General de la República, de la ANC, Tarek William Saab, acaba de librar 18 órdenes de captura para comenzar igual número de allanamientos. Hasta ahora ha realizado diecisiete allanamientos. Le falta uno más para completar esta nueva caza de brujas.

El gobierno de Nicolás Maduro en estos primeros seis años ha tomado varias medidas para «desmantelar» acciones que buscan derrocarlo cuyos nombres han sido los más curiosos tales como «El Golpe Azul» porque implicaba a efectivos de la Marina y de la aviacion.

También el ataque contra insurrectos de la Brigada Blindada de Valencia; el ataque y posterior masacre contra el grupo de Oscar Pérez, que se había rendido y ni así se salvaron y la detención del jefe del Componente de la Unidad Blindada de Fuerte Tiuna.

En fin, tiene tiempo persiguiendo «traidores» el gobierno nacional. Ahora le tocó el turno a quienes el martes 30 de abril, un día después del cumpleaños de Leopoldo López, «fueron llevados engañados» a tomar La Carlota, cosa que nunca hicieron, no pasaron del elevado de Altamira y llevaban dos ametralladoras en sendas maras de plátano verde, porque llevarlos maduro  tenía un significado distinto.

Dentro de ese proceso de capturar y liberar traidores, el gobierno nacional destituyó a Manuel Cristopher Figueras, hombre de absoluta confianza de Nicolás Maduro y regresó a Gustavo González López, quien el año pasado fue otro «traidor» que intentó nada más y nada menos que interceptar la caravana presidencial donde iba Nicolás Maduro Moros, en la autopista Francisco Fajardo de Caracas.

Ya uno no sabe, dada la opacidad con la que trabaja el gobierno y la forma como todos los poderes están supeditados al gobierno qué es lo que es cierto y qué es producto de la locura colectiva del país. Ningún poder es independiente.

A veces uno cree que ni la oposición lo es porque es difícil creer el cuento de Leopoldo López, convenciendo a sus esbirros para que lo acompañaran a dar «el golpe» desde el elevado de Altamira.

Pero además estos esbirros no tienen familia, nadie los reclama, nadie llora por ellos. Se van con Leopoldo López, hacen videos desde el elevado de Altamira cuando uno de esos soldados de mentira intentaba colocar la ametralladora en posición de ataque y alguien le dice que no lo haga porque va a asustar a la gente.

Y después los esbirros son desaparecidos y a nadie le importan mientra Leopoldo López junto a su mujer y a su hija de 18 meses «visita» primero la embajada de Chile, sale de allí y se va a visitar la embajada de España donde no se asila sino que «es invitado del embajador del país ibérico».

La pregunta lógica en todo este desastre, es ¿Por qué sí Leopoldo López es un tipo tan encantador no logró convencer al grueso de las Fuerzas Armadas para que lo siguieran a él como los ratones al Flautista de Hamelin?

Lo que pasó el martes  fue un desastre donde los gringos son el hermanito menor de edad que acompaña a la hermana que sale con el novio al cineauto para caerse a besos en el asiento trasero mientras el muchachito en el puesto de adelante se come una mara de cotufas viendo la última película de Los Vengadores.

Dentro de las preguntas lógica otra es ¿Dónde está Gilber Caro? Este fue el diputado que dijo que él no quería que nos invadieran los gringos porque nadie se iba a acordar de ellos, los de VP. El quería hacerlo junto a sus compañeros de partido porque ellos podían.

Desapareció días antes de la actuación magistral de López y su partido. ¿Por qué? ¿Habla mucho? ¿Se le podía ir el yoyo? como dicen los malandros.

¿Todo este número fue para acabar con Juan Guaidó? El presidente encargado firmó el decreto de liberación de Leopoldo López y porqué no hizo lo mismo por Iván Simonovis y los policias metropolitanos. Esta historia tiene muchos pedazos cortados. Es una cosa más bien penosa para explicarlo ante el mundo.

¿Por qué los gringos insisten con el número de la invasión si ellos saben que no se puede? Y no se puede no porque se trate de un juego de geopolítica, que ciertamente hay algo de eso, sino porque no estamos en la década de los 80 cuando la invasión a Grenada o de Panamá. Ya eso no se puede hacer.

Si es cierto, recientemente lo hizo Putin en Ucrania, pero Ucrania no le importa sino a los ex miembros de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas.

Además las invasiones no se avisan. Y con todo el respeto y sabiendo perfectamente que me expongo a que nunca me den la visa americana nuevamente, Marco Rubio, Jhon Bolton y Mike Pence, parecen los Tres Alegres Compadres mandando mensajes extraños, creando falsas expectativas a los venezolanos, de dentro y de fuera.

A menos que Leopoldo López y su combo, los hayan engañado hasta a ellos. Si eso es así, pido disculpas, pero no puedo creer que la nación más poderosa del mundo pueda haber caído en este bluff. Un bluff que estoy segura montaron Leopoldo y Nicolás. Ambos  son personajes con el síndrome del Conde de Montecristo. No pueden vivir juntos pero tampoco pueden vivir separados.

Algo así como lo que tenía Leopoldo Castillo con Hugo Chávez, que mientras el ahora comandante eterno estuvo vivo, el ciudadano mantuvo su programa de televisión. Se murió Chávez y se acabó Castillo. Es decir uno era el alter ego del otro.

Se inicia un nuevo proceso de purga. De persecución. La tiranía porque lo de Nicolás Maduro ya es una tiranía. No hay medios de comunicación porque los del gobierno no son del Estado, son empleados de una parcialidad política; no hay justicia porque los tribunales sólo atienden al cencerro del amo o a la zanahoria; no hay país porque se ha instaurado el atropello y el abuso como política de Estado y al que no le gusta se va o se muere.

El gobierno no puede jurar por ningún puño de cruces que lo está haciendo bien porque no es cierto. La calle, el hambre, los malos servicios públicos, la presencia del ELN, de las Farc, de Hezbolla, la super hiper inflación, nuevo término que deberían acuñar los estudiosos de la economía en el mundo, lo prueban y eso no es culpa del bloqueo económico porque en el gobierno tienen para comer, para tener buenos servicios públicos, por lo tanto el bloqueo no existe.

Yo lo creo, lo del bloqueo,  cuando vea a Nicolás y cualquiera del gobierno haciendo cola para comprar comida o medicamentos o bañándose con un tobo de agua.

Pero amigos lectores, la oposicion tampoco lo está haciendo bien. Sólo han ayudado a clavar más clavos en la cama de piedra en la que duermen todos los venezolanos, los que están dentro del país y los que están afuera. No crea nadie que quienes están afuera, están mejor. No.

El mejor país del mundo, sin lugar a dudas sigue siendo Venezuela. Sólo que ya no existe. Gracias a los Nicolás, a los Leopoldo, a los Ramos Allup, a los Henry Falcón, a los Ochoa Antich, a los dueños de los medios de comunicación, a los Mendoza, que siguen negociando igualito con el gobierno, ya se acabó la pelea; a los del Honor ya no se Divisa y a los Forjadores de algo, cualquier cosa.

La última locura es el ejército de Mercenarios que ofrece un presunto empresario quien pide 40 millones de dólares para traer 5 mil hombres y acabar con el gobierno. Si eso tuviera viabilidad, no quedaría un solo gobierno en el mundo pues cualquiera reúne 40 millones de dólares y contrata a los sicarios.

No se molesten conmigo ni me pidan esperanzas. Yo se que quienes escribimos en los medios tenemos la obligación de infundir esperanzas pero no me gusta mentir.

Carmen Carrillo