Hay que salir del gobierno y de quienes nos quieren «ayudar»

0
271

Carmen Carrillo.-No es idea mía. Los periódicos no dicen absolutamente nada. Hay una sequía de ideas que aterra. Lo único que la gente lee son los sucesos.

Ya no les importa el deporte, la farándula, los problemas de la gente y no digamos la política. Ese tema es simplemente obviado como si fuera una peste.

El gobierno se quedó sin argumento y la oposición también. Y la gente está tan desilusionada que la serie Walking Dead o la película 12 horas para Sobrevivir son cuentos para niños al lado de lo que se vive en Venezuela, dentro y afuera.

Haciendo un recuento de lo que ocurrido este año, lo más curioso es que tenemos dos presidentes y ninguno sirve para nada.

Claro, también podría ser que ninguno de ellos gobierna sino que el poder detrás del trono tiene uniforme, charreteras y caponas pero nadie lo admite.

No es idea  mía. Estados Unidos acusa a una parte del gobierno de tener relaciones con Hezbollá; a otra parte del gobierno de ser narcotraficantes; a otra parte del gobierno de traficar con medicamentos; a otra parte del gobierno de robarse el erario público y a otra parte del gobierno de enriquecerse con las pésimas cajas Clap, llenas de leche en polvo (literal) y de atún de soya en lata.

En fin, puros malandros. Un Estado fallido.

Con ese background, o sea ese fondo, la oposición no convence a nadie. Todos en el fondo sentimos que ellos no son mejores que quienes nos gobiernan. Algunos elementos para pensar así fueron los 72 millones de dólares en bonos de Pdvsa que autorizó la Asamblea Nacional sin ningún tipo de problemas y el caso Citgo.

Porque la lógica indica que si el gobierno vive robando los dineros de todos nosotros los venezolanos, ¿Cómo es que la oposición autoriza operaciones como esas?

En fin, en un mundo globalizado, con BIG Data como alimento para la toma de decisiones, con fake news a la vuelta de la esquina y con la estupidez institucionalizada ahora desde la Internet, lo correcto sería decir la verdad.

¿Cuál es la verdad?  La única verdad es que ni quienes gobiernan ni quieres se oponen sacarán al país del marasmo donde estamos.

La única verdad es que a los norteamericanos no les interesa que Venezuela vuelva a contar con una industria petrolera fuerte porque sería una cuña en el control de los precios del petróleo.

La única verdad es que el saqueo de las riquezas auríferas del Arco Minero sólo beneficia a los cinco grandes o a los siete grandes, incluyendo a China y quizás a otro país.

La única verdad es que la destrucción de la  biosfera del Arco Minero dejará a Venezuela sin fuente de energía limpia porque las represas del Caroní ya no contarán con suficiente caudal para producir hidroelectricidad.

La única verdad es que el ELN y las FARC se mudaron de Colombia para Venezuela en el 2000 con el Plan Colombia y ahora lavan su droga con nuestro oro.

No se qué piensan ustedes, pero yo creo que cualquiera de esos delitos configuran el detonante para que quienes tienen el poder y la fuerza defiendan al país.

Estoy segura que muchos daríamos la vida con gusto si vemos que aun en Venezuela queda una persona decente que lucha por sacar al país de las garras de quienes nos gobiernan y de quienes nos quieren “ayudar”.