Jefe del Fuerte Tarabay se había ganado muchos enemigos

0
814

El comandante Ernesto León Solías Mares en su trabajo como jefe del Fuerte Tarabay se había ganado muchos enemigos. Desde simples familiares de mineros hasta jefes de carteles o colectivos.

Uno de esos colectivos sería el que lleva por nombre Tres Raíces que sería dirigido por un ex jugador de fútbol del estado Bolívar, conocido como el pelón Natera.

Este colectivo intentó actuar dentro de las minas del municipio Sifontes como una organización de seguridad, invento del actual gobierno. Ahora les dicen colectivos, antes eran sindicatos.

El comandante del Fuerte Tarabay, teniente coronel Ernesto León Solís Mares (41) se opuso tenazmente.

Tan fuerte fue  el trabajo del jefe del Fuerte Tarabay en el municipio Sifontes que minimizó al grupo de La Caratica que era el que tradicionalmente se ocupaba de la custodia y seguridad en muchas de las minas del municipio Sifontes.

Claro La Caratica venía ya de recibir un golpe cuando la masacre de Tumeremo, el 4 de marzo del 2016 donde 17 personas relacionadas con este grupo murieron en una alcabala en una acción violenta dirigida por presuntamente funcionarios del Cicpc y del Dgcim y por el otro líder negativo del sector, conocido como alias El Topo.

Por supuesto ahora los mineros acusaban al comandante Solís Mares de todo tipo de atropellos.

El otro grupo adversario de Solís Mares es la Organización RUM, otro colectivo que pretendía prestar funciones de custodia en las minas.

Otro sería la organización política UPV dirigida por Orlando Guzmán, actual diputado al Consejo Legislativo del estado Bolívar, quien denunció que la sede del partido en Tumeremo fue allanada por soldados del ejército y detenidas varias personas, entre ellas mujeres, las secretarias, por instrucciones del comandante Solís Mares.

El diputado Orlando Guzmán junto a Eduardo Rivas, director  de varias empresas semipúblicas, explotadoras de Oro, desarrolla una gran cantidad de obras sociales y de ayuda a la colectividad en Tumeremo y fuera del municipio Sifontes.

A Solís Mares también lo denunciaron cerca de 46 familias ante los tribunales del estado Bolívar y posteriormente se trasladaron hasta la Fiscalía General de la República, desde donde enviaron una comisión para “presuntamente investigar” la desaparición y ejecución de varios mineros.

Sólo que dicha comisión no pudo pasar de un sector del municipio Sifontes, porque nunca consiguió la dirección de las fosas, no obtuvo vehículos para movilizarse hasta el sitio y al final se marcharon porque lo que les habían dado de viáticos no alcanzaba ni para comer y se fueron todos picados de zancudos.

 

 

 

 

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.