Jugadores de Minerven exigen al propietario que se ponga al día con los sueldos

430

Primero fue el equipo de fútbol de la Fundación Lala y ahora es el equipo de fútbol de Minerven. Ambas directivas no pagaron la nómina ni los premios de finales de 2019 y lo que va de 2020 por lo tanto los jugadores han tenido que hacer de todo para sobrevivir.

La Federación Venezolana de Fútbol va a tener que revisar bien las solicitudes de compra de equipos y de ascenso porque lo que está demostrando el fútbol, por lo menos en el estado Bolívar, es que quienes adquieren las franquicias son unos irresponsables o hacen negocios con los dólares que otorgan los organismos internacionales, dólares que se suponen son para pagar a los jugadores pero esos recursos sólo llegan hasta el presidente o dueño.

Ahora son los muchachos de Minerven los que denuncian a su presidente Jacinto Buenaventura. Este ciudadano compró Minerven y era el patrono, pero por la pandemia del covid-19 comenzó a estar en mora con los jugadores.

Los jugadores afirman que la Conmebol mandó el dinero para pagar los gastos de los equipos, pero en Minerven alegaron que la plata no llegaba porque ellos no tenían cuenta en dólares.

Pero eso ya no es problema en Venezuela por lo que no comprenden porque aún no les han cancelado sus salarios; suponen que Buenaventura agarró el dinero para adquirir un paquete accionario de Mineros de Guayana.

Los futbolistas del equipo de segunda división hacen esta denuncia a ver si en la Conmebol, o en su defecto el encargado de la FVF, Laureano González, mete el ojo en Bolívar y se percata de lo que está ocurriendo.

En el caso de Minerven, los jugadores le exigen a Buenaventura que pague la nómina porque afirman que la Conmebol mandó esos reales. Deben empezar a jugar porque ya se inicia la temporada pero ni el dueño ni nadie de la directiva da la cara o siquiera contesta el teléfono.

Ahora bien, el deporte y algunas áreas de la música en el mundo se han convertido en terreno fértil para que un determinado tipo de dinero sea lavado a través de dichas actividades.

Sólo que en el caso particular de Bolívar, no se puede probar que eso sea así porque los equipos quiebran pero tampoco se puede probar que no sea así porque nada justifica que haya tantos interesados comprando equipos para después andar escondiéndose ya que no tienen como pagarle a los jugadores.

Mientras en otras partes del mundo, un jugador de fútbol cobra por lo mínimo 300 dólares, en Venezuela, en Minerven, les ofrecieron 140 dólares mensuales y al final les dijeron que sólo le iban a pagar 90 dólares, pero ni ese pequeño monto ha sido cancelado.

 

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.