La masacre de San Félix

0
8461

Carmen Carrillo.-Nuestro estado Bolívar es famoso ahora por el Arco Minero, el desastre minero y las masacres.

Antes lo era por el oro, los carnavales de El Callao y el fútbol. Sí. Es cierto. Hay un nuevo país pero para peor.

Ese es el reclamo que hacemos los ciudadanos y no es un problema del bloqueo. Es un problema del gobierno que tenemos y de la oposición que nos gastamos como nación. Ninguno de los dos tiene la más mínima consideración por los ciudadanos.

El gobierno tiene a los colectivos que como fuerza de choque para enfrentar a la oposición han ampliado su ámbito de acción y ahora quieren ser un Estado dentro del Estado.

Es decir como en Colombia son fuerzas parapoliciales que armadas y en grupos someten a la colectividad, tanto los que creen que el gobierno es bueno como a los de la oposición. Todo por la vía del terror.

La oposición tiene a las Manitos blancas, a los guerreros de la calle, a los jóvenes desorientados que buscan tener 15 minutos de fama y por ello muchas veces pierden su vida en el asfalto en nombre de un cambio que en el fondo termina siendo más de lo mismo.

Para ello usan la fuerza, bombas molotov, miguelitos, piedras, palos, bombas de excremento y en algunas ocasiones armas de fuego.

Esa es la Venezuela actual. Ahora tenemos dos gobiernos y ninguno sirve para nada. Ya no hay hiperinflación, dicen los expertos, pero los reales no alcanzan.

No hay forma de conseguir alimento o un medicamento si no estás anotado en el carnet de la Patria, cuando en ninguna parte está escrito que los ciudadanos adquirimos derechos cuando conseguimos el carnet de la Patria.

Claro, que puedes conseguir alimentos y medicamentos pero a precios tan elevados que es mejor ahorrar para comprar el cafre o el servicio de cremación.

Ese es el país que viven los venezolanos todos los días. El país que está en las redes sociales. Y ahora para hacer la cosa más “interesante” tenemos las masacres.

Quienes cometen esos actos de asesinatos selectivos obviamente cuentan con el apoyo del gobierno porque nadie puede andar por allí con tanto armamento sin que lo vean.

Segundo para tener ese armamento deben poder comprar las municiones en alguna parte y sólo el Estado vende las balas para esos equipos. O sea pues, si sumamos dos más dos, de cajón da cuatro.

Este domingo, día de los Niños pasó a ser un día sangriento. Siete personas murieron y tres resultaron heridas por el ataque de uno de esos colectivos. El primer argumento de los funcionarios del orden fue “ajuste de cuenta”.

Es decir, el niño de un año o de dos años que resultó herido con una bala rasante en su piernita derecha, a pesar de su corta edad, ya tiene problemas con alguien.

El ataque fue en San Félix. Como antes fue en la alcabala para la mina Atenas en Tumeremo. O como fue antes en El Papelón en la zona del Caura entre el municipio Angostura y la Sierra Imataca.

El ataque de Atenas y que lo dirigió El Topo y el de El Papelón fueron militares.

Y el de San Félix? Quién dirigió ese? No hay responsables? Nadie irá preso? Deberemos asistir al evento como convidados de piedra?

En serio, la vaina cansa. La desidia y la mentira hartan. Ya está bueno. Un poco de respeto por las víctimas de la estupidez de quienes nos gobiernan. Nos lo merecemos.