Maduro quiere ser amigo del «pueblo de Estados Unidos»

0
279

Caracas.- El presidente de la República, Nicolás Maduro, leyó este jueves la carta dirigida al pueblo de los EEUU que enviará a la Casa Blanca, con 10 millones de firmas, solicitando «el cese de la agresión» del gobierno norteamericano en contra de su gestión, que según el mandatario solo busca darle un golpe de Estado para apropiarse de las riquezas de Venezuela.

“Acabo de firmar la carta que le vamos a enviar al pueblo de los EEUU (…) que he hecho a nombre de todos ustedes (el pueblo)”, dijo el mandatario en transmisión de Venezolana de Televisión (VTV) desde la Plaza Bolívar de Caracas, donde había un operativo para recolectar las referidas rúbricas.
“He hecho esta carta pensando en las niñas en los niños en el futuro del país, en el derecho sagrado que tenemos a la paz, a la convivencia, al desarrollo autónomo de acuerdo a como nosotros nos dé la gana desarrollar a nuestro país, sin injerencia externa de ningún tipo», agregó.
Después procedió a leer la carta que comenzó describiendo sus “humildes” orígenes, antes de reiterar “el trance histórico” que, a su juicio, atraviesa Venezuela ante una posible invasión norteamericana, precisando “que puede tener consecuencias dramáticas para nuestra región entera”.
La misiva también destacaba los logros de la Constitución de 1999, donde se ha “expandido ampliamente la democracia participativa y protagónica del pueblo” a pesar de que el CNE negó la posibilidad de un referendo revocatorio en su contra en 2016, figura prevista en la Carta Magna venezolana.
También afirmó que el gobierno de Donald Trump “pretende además perturbar nuevas iniciativas de diálogo impulsadas por Uruguay y México con el apoyo de Caricom, para una solución pacífica y dialogada a favor de Venezuela”, denotando que no era una transmisión en vivo porque ya Uruguay modificó su posición al adherirse a una declaración que emitió el Grupo de Contacto Internacional que exige elecciones presidenciales en el país.
Asimismo planteó la interrogante “¿Tendrán miedo a la verdad los que no quieren dialogar?”, al tiempo que reiteró su negativa a aceptar la crisis humanitaria que azota al país, tildándola de “inexistente” y de “excusa” para invadir Venezuela, aseverando que «seguimos siendo un país con índice de desarrollo humano alto y la menor desigualdad de América Latina”.
Por último, la carta expresaba su deseo de «seguir siendo socios comerciales del pueblo de los Estados Unidos como lo hemos sido a lo largo de nuestra historia» al tiempo que exigió “el cese de las graves y peligrosas amenazas de intervención militar contra Venezuela” apelando “al alma buena de la sociedad estadounidense, víctima de sus propios gobernantes”. EU