Medvedev, maestro a lo grande

128

sportnews.com.-El ruso remonta ante Thiem y se proclama campeón en Londres después de vencer los cinco partidos que ha disputado.

De Londres llega la confirmación de un maestro, consagrado como tal Daniil Medvedev después de un torneo portentoso, campeón en la despedida del O2 sin objeción alguna. El ruso, tan gélido que nunca dio la sensación de haber ganado (su cara es la misma en el triunfo y en la derrota), remontó a un bravo Dominic Thiem y puso el broche a un epílogo de temporada espectacular, pues un par de semanas antes había brillado también el Masters 1.000 de París-Bercy. Es, pues, la consagración entre los grandes de un tenista que ya no es un crío, 24 años le contemplan, pero cuyo futuro invita a pensar en muchas tardes como la de este domingo.

Su evolución en la capital británica ha sido soberbia, con triunfos ante Zverev, Djokovic, Schwartzman, Nadal y el de Thiem, no es poca cosa. Ha completado un torneo de matrícula y siempre ha dado la sensación de estar mejor que ningún otro tenista, lanzado para evidenciar que su estilo, anárquico e imprevisible, se adapta a las mil maravillas a un escenario como este. Juega durísimo, con un saque que es una bomba y con una derecha feroz, y encima presenta recursos suficientes como para gustarse. Ya había avisado de su poderío, finalista en el US Open de 2019 y solo derrotado por Nadal en la quinta manga, pero ahora le llega su momento. Se lo ha ganado.

Es un ruso muy ruso, al menos en el carácter, pero vive en Montecarlo. Paradójicamente, y aunque unas cuantas líneas antes se ha destacado su frialdad, ha protagonizado momentos de alta tensión en las pistas, con enfrentamientos con las gradas (hizo una peineta al público de Nueva York después de que le abuchearan repetidamente) e incluso con rivales (se las tuvo con Schwartzman por celebrar un punto en la cara del argentino, quien le llamó bobo). Hay más, pero tampoco es el momento de rescatar las travesuras del chico, que si asoma por aquí es por su gran logro.

Medvedev, que tiene un máster en Matemáticas, es lo más parecido a un robot en la pista. Repite movimientos, golpea casi sin inmutarse, le pega a todo lo que le llega. Ante Thiem, y pese a perder el primer set, al igual que el sábado contra Nadal, se recompuso y llevó el pulso a la manga decisiva después de llevarse la segunda en el tie break, en donde enlazó siete puntos consecutivos. Ya en el último parcial, siempre llevó la iniciativa y acorraló a un Thiem agotado. El austriaco, sensacional también, se quedó sin gasolina y admitió la superioridad de Medvedev, maestro de maestros. Sobra decir que, obviamente, ni lo celebró, y eso que ha tumbado a los números uno, dos y tres en un torneo memorable.

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.