Nicolás ¿Y qué tiene de malo limpiar pocetas?

0
477

Carmen Carrillo

Nicolás ¿Y qué tiene de malo limpiar pocetas? ¿Acaso ese es un oficio degradante, denigrante? No. Es un trabajo como cualquiera otro.

Cuando me tocó trabajar en relaciones públicas de la gobernación del estado Bolívar, entre el 2000 y el 2001, una señora que trabajaba en mantenimiento, al terminar de hacer su trabajo, limpiaba el trapo o coleto con tanto esmero que quedaba completamente blanco.

Yo la observaba y me llamaba la atención el interés que ponía en ese oficio. Las otras señoras de mantenimiento terminaban su oficio escurrían el trapo de coleto y lo dejaban así.

Esta dama no, restregaba y restregaba el trapo hasta dejarlo completamente blanco.

Un día me le acerqué y le pregunté por qué hacía eso. Ella me miró y se sonrío y me dio una lección: Si se supone que debo limpiar como lo hago con un trapo sucio. Para limpiar debo hacerlo con herramientas pulcras.

De más está decir que le di las gracias por su explicación y por la lección.

Nicolás esa forma de querer quitarnos méritos a todos los venezolanos que decidimos emigrar demuestra la razón de por qué ustedes llegaron al poder.

Nosotros los venezolanos siempre hemos  creído que un título universitario y dinero te dan condición de persona, de ser humano.

Gracias al chavismo descubrimos que con un buen escáner y una buena tinta, los títulos universitarios se pueden multiplicar.

Bastantes casos de vivillos sin estudios han aparecido en más de una empresa del Estado. Uf, casos sobran. Sólo en Guayana en una de las empresas se descubrieron 400 de esos títulos chimbos.

En cuanto al dinero nadie quiere a los narcotraficantes o a los ladrones de bancos, de oro, guerrilleros, estafadores, mafiosos, no importa que se bañen en oro y usen ropa de marcas. Nadie los quiere.

Ni a sus familias.

No tiene nada de malo limpiar pocetas, ser bachero en una cocina, barrer calles, ser conserje en una escuela o en un edificio. Son oficios todos honrados. Oficios duros por demás pero oficios.

Muchos venezolanos hemos tenido que limpiar baños, pocetas, cocinas, calles, edificios, ventanas y eso no nos quita nada.

Vergüenza debería darle a usted que miles de profesionales tengamos que salir a dar tumbos por otras naciones porque no conseguimos trabajo en el nuestro, a menos que nos arrodillemos y aceptemos sus condiciones de vida que van desde qué debemos comer hasta cómo debemos vestirnos.

Claro, ustedes los que destruyen el país no entran en esas condiciones. Ustedes se comportan como una oclocracia y eso los enorgullece.

Fíjate Nicolás aun no me ha tocado limpiar pocetas pero cuando lo haga me voy a imaginar que allí está tu cara y la voy a restregar con tantas ganas a ver si así le sacó lo sucio.

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.