Nos abandonó el doctor Albertico Limonta

0
244

El Universal.-La información apareció de la mano de la periodista Carmela Longo en la red social Twitter; a los pocos minutos de haber sido publicada, el también periodista Simón Villamizar, posteó que su esposa había desmentido la noticia, pero que sí confirmó que el estado de su salud era muy delicado.

Minutos después, Villamizar informaba que, efectivamente, Raúl Amundaray había muerto. Se lo confirmaba a su productora quien antes lo había negado.

Fue su hija, Omira, quien a través de WhatsApp ratificó la veracidad del fallecimiento, ayer a las 9:00 pm, hora de Houston, del actor que, para la historia de la televisión venezolana, fue el prototipo del galán en el género de la telenovela. El mayor de sus éxitos, El derecho de nacer, lo hizo para RCTV en 1965, cuando apenas contaba con 28 años de edad.

En una entrevista en El Universal, publicada en octubre del año pasado, el periodista Aquilino José Mata escribió: “El personaje de Albertico Limonta, el noble médico que encarnó en El derecho de nacer, lo marcó para siempre y se erigió en su trampolín para obtener fama, dinero y reconocimiento. Fue el galán de galanes durante las décadas de los años 60, 70 y 80 y, ya en rango de primer actor, continuó trabajando en un apreciable número de telenovelas, hasta que decidió, como muchas luminarias del espectáculo, liar sus bártulos e irse a vivir a otro país”.

Amundaray vivía en Houston, Estados Unidos, donde, le confesaba a Mata, que llevaba una “más pausada. Tengo mucho tiempo para descansar, pasear y conocer lugares interesantes, además de salir a los restaurantes. Paso mi tiempo así, lentamente, viviendo la vida con calma, la prisa nunca fue elegante”.

Raúl José Amundaray Castro, nombre real de Raúl Amundaray, nació en Caracas el 18 de mayo de 1937. Además de actor, fue locutor, declamador y profesor de actuación a nivel profesional. Fundó el Teatro de Cámara de Caracas.

En la pantalla chica, debutó en RCTV en la adaptación de una obra del poeta Jean Cocteau, junto a Amalia Pérez Díaz. De allí saltó a los teleteatros, hasta que le ofrecieron el papel de un héroe romántico de la Independencia en Historia de tres hermanas.

De sus 50 años de exitosa carrera, Raúl Amundaray guardaba recuerdos entrañables de El derecho de nacer –“toda la vida me han relacionado con el personaje de Albertico Limonta” –; El asesinato de Delgado Chalbaud, serie de José Ignacio Cabrujas a la que consideró uno de sus mejores trabajos; la telenovela Cristal, de Delia Fiallo –“Gracias a ella estuve varias veces en España y fui premiado allá como Mejor Actor” –, y ¿Vieja, yo?, de Mónica Montañés.