Piloto venezolano y pasajero se declaran culpable de contrabando de oro a EEUU

0
210

La Patilla/EFE.-El caso del avión venezolano decomisado en el aeropuerto de OpaLocka con oro en la trompa sigue como tema de opinión pública porque el piloto venezolano Víctor Fossi Grieco se declaró este lunes culpable de contrabando de un cargamento de oro valorado en 5 millones de dólares que ocultó en el morro de la avioneta en la que llegó a EE.UU. procedente de su país en septiembre pasado.

Como se recordará este caso ocurrió el 20 de septiembre de este año. La avioneta YV 3325  tenía el mismo plan de vuelo cada quince días. Los días jueves o viernes pero cada quince días realizaba el siguiente itinerario: Ciudad Bolívar, Ciudad Guayana, Caracas, República Dominicana y de allí a Opalocka, Miami.

En el estado Bolívar nunca tuvo inconvenientes. En Caracas tampoco. En República Dominicana jamás sufrió algún tipo de retraso y durante año y medio todo iba como miel sobre hojuelas en el aeropuerto de Opalocka, donde deben aterrizar todos los aviones o jet ejecutivos, según los lineamientos de los organismos que regulan los vuelos en Estados Unidos.

El piloto, que anteriormente se había declarado no culpable, aceptó el cargo de conspiración para transportar oro ante la jueza Cecilia M. Altonaga, en una corte de Miami.

Fossi Grieco y el pasajero Jean Carlos Sánchez Rojas fueron detenidos en el aeropuerto ejecutivo de Fort Lauderdale después de que las autoridades detectaron que tenían el alijo de oro escondido en la avioneta.

El cargamento, con un peso de 230 libras (unos 104 kilogramos), según documentos judiciales, estaba oculto en el morro de un avión privado pilotado por Fossi en el que ambos llegaron el 20 de septiembre al aeropuerto ejecutivo de la ciudad situada al norte de Miami.

A fines de septiembre un juez de Fort Lauderdale les impuso una fianza de 100.000 a cada uno, pero el abogado de Sánchez Rojas advirtió de que ambos tenían casos pendientes de migración, por lo que quedarían en prisión.

El cargamento de oro fue hallado por los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) que examinaron la aeronave a su llegada al aeropuerto.

Los agentes descubrieron unos remaches sueltos en el compartimento de la nariz del avión y, al abrirlo, encontraron los lingotes de oro, señala el documento judicial.

Al ser interrogado, Sánchez Rojas reconoció que sabía del cargamento de oro en el avión, que lo había adquirido de distintas fuentes en Venezuela y que viajó a Estados Unidos con la intención de venderlo, señala la denuncia criminal.