Por presencia de militares rusos se inició ataque a puestos del ejército en Gran Sabana

0
334

Aunque pareciera que el alzamiento militar ocurrido en la Gran Sabana fue un evento aislado y fracasado, sirvió para confirmar la presencia de militares rusos en la Gran Sabana.

El gobierno nacional permitió la presencia de militares rusos y equipos sofisticados de prospección minera en las comunidades indígenas.

Los indígenas contando con el apoyo de los militares exiliados en Colombia realizaron dos incursiones exitosas en territorio venezolano.

Primero, secuestraron al comandante del  puesto militar 513 en Santa Elena de Uairén y luego asaltaron el puesto policial en San Francisco de Yuruaní.

No tomaron el puesto de Escamoto porque los militares se dieron cuenta de lo que había ocurrido y se movilizaron rápidamente efectivos y equipos militares de todas las fuerzas acantonadas en la zona.

Los indígenas realizaron ambas acciones militares en respuesta a que los militares rusos comenzaron a buscar torio y uranio en las tierras de las comunidades indígenas.

Mientras los militares exiliados en Colombia invocaron la defensa del territorio nacional de explotadores extranjeros.

Qué dice el gobierno

El presidente Nicolás Maduro Moros, vía Periscope, expresó antes de Navidad la captura de por lo menos 11 personas, entre ellas un capitán indígena que no ha sido identificado pero quien cuando fue interrogado por  funcionarios del gobierno, dijo que el pueblo pemón no va a permitir que extranjeros falten el respeto a sus antepasados y mucho menos que a la vuelta de un año, los niños pemones que nazcan sean blancos, ojos azules.

Habrá a quienes les parezca divertido el argumento pero este pueblo ancestral teme mucho desaparecer por la presencia de los rusos y eso es lo que están reclamando.

Otro sector indígena considera que tiene derecho a tener acceso al beneficio que le da al país la explotación del torio y del uranio, ambos materiales radioactivos pues están en sus tierras.

Funcionarios del DGCIM

Los asaltos ocurridos tanto en el 513 como en la sede de la policía de San Francisco de Yuruaní, fueron dirigidos por funcionarios que ingresaron a los comandos portando uniformes y distintivos del DGCIM.

El financista de la operación según el presidente Maduro

Por cierto, la noche siguiente a este incidente en el 131 del estado Falcon llegó una patrulla del DGCIM tratando de ingresar para hablar con el comandante del puesto y como los integrantes de la comisión se negaron a dejar sus armas en el vehículo, es decir, no los dejaban entrar con ellas, se marcharon.

Esa es la razón por la que el gobierno nacional desde el estamento militar envió un radiograma a todos los puestos militares ordenando impedir el acceso a funcionarios del DGCIM o de cualquier fuerza que no haya sido informado previamente.

De allí el escándalo en Caracas debido a que no se permite el ingreso a Fuerte Tiuna de funcionarios de este cuerpo de seguridad.

Protestas de Brasil, Ecuador y Colombia

Los países vecinos a Venezuela expresaron públicamente su rechazo a las acusaciones del presidente Nicolás Maduro quien involucró a Brasil, Colombia y Ecuador como bases utilizadas por los golpistas para ingresar a territorio venezolano.

Cada una de estas naciones a través de Cancillería ha dado a conocer su posición y ha rechazado la acción.

Por su parte los militares involucrados en la acción, de acuerdo al diario El Nacional, denunciaron que el ejército venezolano incursionó por lo menos cuatro horas en territorio brasilero buscándolos.

El teniente José Rodríguez Araya, uno de los líderes del alzamiento de Luepa, en el municipio Gran Sabana en el estado Bolívar, denunció mediante un audio que «militares venezolanos violaron territorio brasileño en su búsqueda, informó la periodista Glorimar Fernández en su Twitter.

Agregó: “Anoche por la población Mato Grosso en Brasil, nos encontrábamos los compañeros de la operación Wey pa’ka. Estábamos siendo perseguidos por el Ejército venezolano, el cual incursionó en territorio brasileño con armas largas, visores nocturnos”.

Detalló que el Ejército duró aproximadamente cuatro horas en territorio brasileño. “Estábamos siendo asediados con armas de francotiradores”, dijo.

Como se recordará el domingo, en horas de la madrugada, un grupo de pemones y militares tomó las instalaciones del batallón 513 Mariano Montilla. Se llevaron 120 fusiles AK103 y municiones.

El ministro de la Defensa del régimen de Nicolás Maduro, Vladimir Padrino López, afirmó que detuvieron a unos hombres involucrados en el asalto. Además, confirmó que en el hecho resultó muerto un funcionario del Ejército.

«Las unidades militares y policiales de la región se activaron de manera inmediata. Hicieron armas contra los asaltantes. Iniciaron una persecución contra estos grupos. Se detuvieron los primeros individuos y lograron recuperar todas las armas», afirmó Padrino López.