Raikkonen, el Hombre de Hielo, es inagotable

314

elpais.com.-A una semana de cumplir 41 años, el finlandés superará este domingo el récord de 322 grandes premios de Rubens Barrichello.

A una semana de cumplir 41 años, el finlandés superará este domingo el récord de 322 grandes premios de Rubens Barrichello. Valtteri Bottas logra la ‘pole’ y Sainz saldrá décimo
Kimi Raikkonen, en el circuito de Nürburgring (Alemania).
No deja de ser paradójico que Kimi Raikkonen, que si algo proyecta es su completo desinterés por la gran mayoría de aspectos que rodean a la Fórmula 1, vaya a convertirse este domingo, en Nürburgring, en el piloto que más grandes premios (323) ha disputado en la historia del certamen.

Hace dos semanas, en Sochi, Raikkonen igualó la plusmarca que Rubens Barrichello estableció cuando se retiró en 2012. El finlandés colocará la nueva barrera bastante más allá, dado que todo parece dispuesto para que renueve su actual contrato con Alfa Romeo, con vistas a 2021, año en el que seguramente compartirá taller con Mick Schumacher. Raikkonen, que en siete días cumplirá los 41 años y que es, con un margen de un lustro, el integrante más veterano de la parrilla, dio la respuesta que todo el mundo esperaba de él cuando se le preguntó por la plusmarca que iba superar: “Tengo absolutamente cero interés en ella”.

Hay quien incluso cree que el Hombre de Hielo interpreta un papel que le va de perlas para liberarse de esos compromisos publicitarios y con la prensa que tanto aborrece. Es un hombre de pocas palabras, y de hecho cuando más se extiende es cuando se le pregunta por cualquier cosa relacionada con el motocrós, su gran pasión.

Al margen de eso, todas las cuestiones que giran alrededor de la F1 pueden perfectamente recibir un monosílabo como réplica. Pero lo más sorprendente de todo es que, a pesar de todo, el nórdico es uno de los pilotos más populares de la parrilla, tanto como el segundo, solo por detrás de Lewis Hamilton, en los estudios que varias empresas del sector han hecho en los últimos años.

Probablemente, a ello han contribuido la retahíla de mensajes de radio que han quedado para la historia. Como aquel de 2012, en Abu Dabi, cuando corría con Lotus, en el que poco menos que mandó a paseo a su ingeniero de pista antes de ganar la carrera: “Sí, ya sé lo que me hago. Déjame en paz”.

Kimi ha perdido la pegada que en sus inicios en el campeonato le convirtieron en una de las piezas más codiciadas. Su paso por McLaren (2002-2006) confirmó su velocidad y le catapultó hasta Ferrari, donde en su primer curso conquistó el título (2007), el último que hasta el momento ha celebrado la Scudería, que le despidió tres años después (2010) para hacerle hueco a Fernando Alonso.

Tras dos años probando suerte (no mucha) en el Mundial de Rallies e incluso en Nascar, el de Espoo regresó a la F1 de la mano de Lotus, con quien logró dos victorias (Abu Dabi 2012 y Australia 2013), antes de regresar en 2014 al taller de la marca de Il Cavallino Rampante, donde en 2018 (Austin) logró la última victoria de las 21 que figuran en su hoja de servicios, junto a 18 pole position y 46 vueltas rápidas.

Desde que la temporada pasada regresó al equipo que le hizo debutar en 2001 –Alfa Romeo se hizo cargo de Sauber en 2018–, sus prestaciones han ido de más a menos, con el cuarto puesto logrado en aquel rocambolesco Gran Premio de Brasil como mejor resultado. En Nürburgring, Raikkonen arrancará el penúltimo, muy lejos de la pole que ocupará Valtteri Bottas, que superó a Lewis Hamilton en su último intento. Carlos Sainz, por su parte, saldrá el décimo.

 

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.