Se logran acuerdos mínimos para reabrir el gobierno de Trump

503

Fin de episodio. La Administración federal de EEUU reabrirá sus puertas. 800.000 empleados públicos licenciados y millones de ciudadanos hartos los demócratas anunciaron que apoyarán hoy conceder una nueva prórroga a los fondos federales.

La votación, que se va a celebrar esta mañana, supondrá un alivio para una nación cada día más fracturada pero no deja de ser un pacto agónico. Solo establece tres semanas de financiación y basa su supervivencia en el debate migratorio, el punto de quiebra entre la Casa Blanca y los demócratas. Nuevos capítulos están por llegar.

No solo muestra la incapacidad del presidente Donald Trump para el diálogo, sino que enfrenta a los demócratas a la paradoja de estar actuando igual que los republicanos radicales con Barack Obama en 2013.

Para salvar el escollo, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, con apoyo de sectores moderados demócratas, presentó una propuesta de mínimos.
Prórroga de la financiación hasta el 8 de febrero y la promesa de llegar a un acuerdo migratorio.

«Trataremos el futuro de los dreamers, la seguridad fronteriza y otros temas relacionados», dijo McConnell. Le respondió el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer: «Votaremos a favor, pero tendrán que cumplir su compromiso».

Era una forma esquemática y provisionalísima de conciliar los intereses de la Casa Blanca y de la oposición, y lograr la mayoría cualificada (60 votos sobre 100) que se requiere en el Senado, donde los republicanos disponen de 51 escaños.

El Partido Demócrata, harto de prórrogas temporales, había exigido que se devolviese la cobertura legal a los inmigrantes llegados a EEUU siendo menores a los que Trump puso al borde de la deportación.

El presidente, desde el otro lado del cuadrilátero, había establecido como condición para cualquier avance que se restableciese primero la financiación federal. La maniobra intentaba que la responsabilidad del cierre recayese sobre la oposición.

Un golpe al que son sensibles los demócratas. El 6 de noviembre se celebran comicios legislativos (renovación de toda la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y 39 gubernaturas) y un mal paso puede perjudicarles, incluso más que a los republicanos, en la medida en que 10 reelecciones demócratas a la Cámara Alta tienen lugar en estados donde Trump le ganó a Hillary Clinton.

Con el pacto, se abre un periodo de calma. Ambos contendientes han visto hasta dónde pueden llegar sus diferencias y los sectores moderados han sido capaces de tender puentes. Nadie sabe si esto bastará para superar las diferencias en materia migratoria. El plazo vence en solo tres semanas.

Poco tiempo para un debate que en Estados Unidos, con 13 millones de indocumentados y un presidente atrincherado en posiciones ultras, se ha vuelto la principal batalla política. El País de España

Suscribete a nuestras redes Instagram y Facebook.